El año 2018 arrancó con despidos masivos en el sector público. Entre ellos, varios municipios que hicieron propio el reclamo presidencial de "bajar el gasto político". Lo hicieron de la forma más directa y menos sensible: echando a trabajadores contratados.

Este martes, a medida que transcurría la jornada se iban sumando los distritos en los que, con idéntica metodología, los trabajadores no podían ingresar a sus puestos y recibían una carta donde les señalaban que sus servicios ya no serían necesarios.

Así pasó en Morón, donde el jefe comunal Ramiro Tagliaferro envió al menos 100 telegramas finalizando el vínculo laboral, y se espera que la cifra llegue a 500 en los próximos días. Según denunciaron desde ATE, hubo recortes en el Centro de Desarrollo Infantil, en Niñez y Juventud, en la Casa de Abrigo para personas en situación de calle, en Empleo, Políticas Ambientales, Higiene, Vialidad, Educación y Salud, entre otros sectores.

"Parece que esto es sólo el inicio. A fin de año había rumores, pero nadie confirmaba nada. De hecho, ahora tampoco hay una voz oficial para explicarles a los trabajadores por qué se quedan sin laburo. Nadie da la cara. Les mandaron una carta donde dice que el 31 de diciembre de 2017 terminó su vínculo y eso es todo. Ni siquiera se les da la contención, ni alguien les habla. Es la carta y a tu casa", sentenció el edil kirchnerista Hernán Sabbatella.

En su mayoría, se trata de trabajadores con contratos temporales, aunque eso no implica que hayan ingresado hace poco tiempo, algo que es frecuente en los estados municipales. "Por medio de la presente, y atento a los términos de lo dispuesto por la normativa vigente, se le comunica que a partir del 31 de diciembre de 2017 no se le renovará la planta temporaria que lo vincula a usted con la municipalidad de Morón, finalizando de este modo la relación laboral que lo uniera", dice la misiva enviada con la firma del director de Coordinación de Políticas para el Trabajo.

Para el concejal de Nuevo Encuentro, antecesor en el cargo de Tagliaferro, "esto es coherente con lo que hicieron con el Presupuesto, donde hay una reducción nominal en Salud, una reducción de medio millón de pesos para las políticas de género, y el cierre de un montón de planes sociales que se habían impulsado antes".

Desde el oficialismo, en tanto, apuntan a la macroeconomía para justificar la medida: "Compartimos el esfuerzo de no seguir incrementando el déficit fiscal. Hace meses que no se dan altas y se eliminan cargos políticos", aseguraron.

En otro distrito oficialista, como el que gobierna Diego Valenzuela, se informaron también otros 400 cesanteos de trabajadores locales. Idéntica situación se vivía en otros lugares, como Quilmes. Al igual que en otros municipios, los empleados se enteraron en el primer día hábil del año que sus puestos ya no existen. Lo hicieron también con una carta que se repartía en cada dependencia, donde se anunciaron los despidos.