Los números en ascenso en el territorio bonaerense preocupan a Axel Kicillof. Y la proyección que hacen desde el gabinete de Salud encendió las alarmas. "Si proyectamos sin intervenir en el escenario actual y sin fortalecer el aislamiento, nos da que entre 30 y 40 días se pueden terminar las camas de terapia intensiva", dijo Enio García, jefe de asesores de la cartera provincial. En estudio está que, en caso de no revertirse la tendencia a la suba, se podría volver a la Fase 1.

En declaraciones a El Destape radio, el funcionario explicó que si hay "500 casos por día, pronto tendremos 1.000, luego 2.000, y se satura el sistema" y "más si estamos entrando en el periodo invernal, en el que los virus respiratorios circulan con mas intensidad". El colapso se desarrollaría a pesar de que actualmente la ocupación de las 4.700 camas de terapia intensiva en la provincia de Buenos Aires, indicó el especialista, asciende al 45%, "no todos con paciente Covid-19".

La misma advertencia la hizo el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, hace pocos días: "Si seguimos a este ritmo, el sistema de salud colapsaría a mediados de julio". "La alerta es cuando superemos el 60%", dijo García, quien detalló que "un 5% de quien se contagia se deriva a terapia intensiva; y un 20% de ocupación hospitalaria".

Según García, con la "flexibilización empezaron a subir los casos", asociado al "aumento de la movilidad de la gente". "El gran problema de la pandemia no es el número de muertes en sí, sino el colapso del sistema de salud", agregó en La Nación Más. "Lo que venimos hablando con el ministro y el gobernador va a ese sentido", en relación con una marcha atrás en las fases.

"Estamos llegando al período invernal", destacó García, tiempo en que "es más difícil hacer el control de los focos". Si bien "es difícil pedir más esfuerzo", el médico pidió pasar el invierno para ir abriendo más. En caso de colapso del sistema de salud, "se tomarían medidas más duras" y se podría ir nuevamente "a un confinamiento muy estricto", por eso pedimos "ir despacito y no avanzar tanto".

En esa sintonía y ante el aumento de casos, el gobernador Axel Kicillof planteó el miércoles que la provincia va a entrar en una etapa de revisión de las flexibilizaciones en el distrito. "Cuando crecen los contagios, no autorizamos más actividades, no pasamos a más movilidad y más riesgo, sino al revés. Vamos a estar en una etapa de revisión a ver qué puede ser que genere más contagios", sostuvo el mandatario provincial.

Ver comentarios