El presidente Alberto Fernández afirmó este lunes que "si juez hizo algo indebido deberá explicar lo que hizo y en eso no tiene nada que ver la política", en referencia al otorgamiento de prisiones domiciliarias en el contexto de la pandemia de coronavirus.

"Estoy impedido de meterme en la justicia", insistió el mandatario durante una entrevista concedida al canal de noticias TN. Fernández fue concluyente con respecto a la situación de los detenidos y su relación con el poder Judicial.

También tuvo lugar el tema economía, cuestión que "preocupa a los argentino". Alberto consideró que este año el PBI de Argentina podría "caer entre 5 o 6 puntos" por el virus COVID-19, pero aseguró que el gobierno "tiene un plan" para enfrentar la situación y advirtió: "De la economía nos vamos a recuperar, pero de las muertes no".

"Es un tema de la Justicia"

El primer mandatario reivindicó de nuevo la intervención de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en el tema, debido a que es "autoridad de aplicación" de los convenios internacionales en la materia, aunque admitió que el titular de ese organismo, Horacio Pietragalla, "cometió el error de no" avisarle que iba a actuar en el tema de la prisión domiciliaria del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, que fue denegada por la Justicia y, destacó, "no fue apelada" por el Ejecutivo.

"Los organismos internacionales han hecho recomendaciones que tomaron los jueces. Liberados por coronavirus no hay muchos. No es lo mismo decir 'libero' que 'andá a cumplir la prisión a tu casa'", dijo Fernández, quien además advirtió: "No es un tema mío. Es un tema de los jueces. El año pasado se excarceló y se dio por cumplida la pena a mucha más gente que este año y nadie dijo nada".

Añadió que "el coronavirus indujo a los jueces" a liberar convictos pero se preguntó: "¿Cuánta gente salió?" por el virus. E inmediatamente se respondió: "De 12.500 personas salieron 300".

"No sé si en ese paquete hay gente con condena por delitos gravísimos, no me quiero quedar en ejemplos. Si así fuera está mal porque no es lo que recomiendan los organismos internacionales", abundó.

Seguidamente advirtió: "Si un juez hizo algo indebido deberá explicar lo que hizo; no puede decir que fue inducido por la política porque no tenemos nada que ver (el gobernador bonaerense) Axel (Kicillof) o yo".

También negó una postura en favor del indulto porque "eso es una rémora de la monarquía. Siempre he dicho que es una facultad que un presidente no debe tener". Y agregó que si "alguien piensa que (el juez Víctor) Violini" actuó mal al ordenar liberaciones "tendrá que presentarse en el Consejo de la Magistratura de la provincia".

A la vez, denunció que "durante cuatro años el gobierno de (Mauricio) Macri se olvidó de las cárceles y hubo una lógica de superpoblar" las prisiones, y aseveró que "se hacinó gente en las cárceles y los organismos de derechos humanos internacionales han cuestionado eso".

El Presidente dijo que "hay que construir" establecimientos "para aislar a los grupos de riesgo" y sostuvo que "no es culpa" de su gestión. "Detesto hablar de la herencia pero vean todo. Hubo una actitud de olvido y destrato del sistema carcelario", aclaró.

De la actitud de Pietragalla y las críticas que recibió, afirmó que "hay que estudiar un poco más antes de opinar fácilmente. La Secretaria de DD.HH. es la encargada de aplicar los convenios" internacionales. "Hubo un detenido que pidió que se cite a la Secretaría (como amicus curiae: amigo del tribunal), pero la libertad la pidió la defensa de él".

En ese sentido, indicó que "la defensa de Jaime pidió que se cite a la Secretaría de DD.HH. como autoridad de aplicación del Pacto de San José de Costa Rica", incluido en la Constitución Nacional. "El Estado no pidió la libertad de nadie", aseveró Fernández, quien admitió que "Horacio cometió el error de no" avisarle, pero luego "lo explicó y no hay nada más".

El jefe de Estado sostuvo que en Chile hubo "1.700 personas que indultó (Sebastián) Piñera", el presidente de ese país. 

El mandatario aclaró que "si hubo violencia" en los delitos achacados a los presos que piden la libertad o la domiciliaria, "esos casos no están incluidos", según las normas internacionales.

Fernández añadió que apenas comenzó la pandemia planteó "el problema carcelario" y dijo que "las dos Casaciones (el tribunal federal y el bonaerense) sacaron acordadas muy bien escritas y fueron muy buenas las recomendaciones que dieron".

Salud antes que economía

Alberto reafirmó que su gobierno "quiere resolver de una vez y para siempre el problema de la deuda" y consideró que, por esa razón, "el FMI avaló" la lógica planteada por Argentina para hacer frente a los vencimientos de deuda con acreedores externos.

"Nosotros hemos hecho una propuesta muy sostenible y los acreedores no están perdiendo dinero, están ganando menos", aseguró Fernández, quien explicó que "en lugar de pagar 7 puntos de interés les estamos proponiendo pagar 2 puntos, efectivamente están dejando de ganar 5 puntos, en un mundo que está pagando cero de interés".

"Nos hemos fijado el 8 de mayo para que se solucione el tema de la deuda y ya veremos como se soluciona si aceptan o no la propuesta que hemos hecho", dijo Fernández.

"Este va a ser otro mundo y ese mundo nos da oportunidades", dijo el presidente, para luego agregar que "la economía se ha derrumbado, la economía es otra y será una economía que deberá ser más solidario con el consumidor y con el que trabaja".

El mandatario expresó que "con Martín (por Guzmán, el ministro de Economía), pensamos un plan macro que busca construir un país que crezca que se desarrolle y tenga una deuda sustentable". Por último y con respecto a la salida de la cuarentena, sostuvo que "a todos nos preocupa la economía, pero también nos preocupa la salud de la gente".

Además estimó que el Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina podría caer este año entre 5 y 6 puntos como consecuencia de la retracción económica por la pandemia del coronavirus.

En otro tramo del reportaje, Fernández insistió con su llamado a respetar la cuarentena por la pandemia y reivindicó su principio de priorizar "la salud" por sobre la economía.

Y defendió la propuesta argentina por la deuda externa y dijo que su gobierno "no quiere" caer en default, aunque aseveró que el país ya estaba en una virtual cesación de pagos desde que la administración de Macri dispuso el "reperfilamiento" del endeudamiento.

La cuarentena

"Tenemos que ver como evolucionamos de acá al 10 de mayo", cuando termina la nueva etapa del aislamiento social por el coronavirus, dijo, pero advirtió que "tenemos que tener conciencia como pueblo de lo que fuimos capaces de hacer".

"Es un logro social como país, no debemos dejarnos llevar por la ansiedad de algunos, es lo peor que nos puede pasar y tirar todo por la borda", añadió el mandatario, quien recordó que "en el último DNU" recomendó que "autoricen las salidas y que cada uno vea en su lugar de qué modo".

Según Fernández, "el problema que tenemos es que no estamos manejando un gotero, decir 'sobre esta copa tiro tres gotas'; manejamos la llave de un oleoducto. Los que gobiernan lo entienden, lo saben y por eso son tan cuidadosos".

Criticó a los que "escriben en Twitter, donde es facilísimo opinar". "A veces se dicen cosas muy irresponsables y mucha gente de buena fe lee y cree y no se da cuenta de una noticia falsa o una opinión irresponsable", dijo.

"No quiero que la urgencia contagie a muchos. Eso es lo que trato de evitar", amplió.

Fernández anticipó que la idea es "paulatinamente ir levantando la cuarentena para que vuelva la normalidad" pero alertó que "hay que establecer quién es el responsable, y yo en este momento soy el responsable".

Sobre el levantamiento o la flexibilidad del aislamiento dijo que "quiero ver cuando llegue el lunes (próximo) en qué punto estamos". El Presidente aseguró que "nos dimos un plan para ver como evoluciona esto, lograr que el contagio se duplique cada más de 25 días; la última medición estaba en 17 días".

Y volvió a avisar: "Esos muertos (por el virus) son puñales. Pido mucho que nos acompañen para que no se nos vaya de las manos nada. El PBI puede caer entre 5 y 6 puntos, pero de la economía nos podemos recuperar".

El Presidente sostuvo que tienen "un plan y no es el que le gusta a ellos", dijo en referencia a la oposición, a la que acusó de querer que "ajustemos, ajustemos, ajustemos".

"Ellos quieren una Argentina para pocos, pero tenemos un plan para que todos ganen y ese plan existe. Tenemos el plan perfectamente pensado en la cabeza, pero tenemos detractores, que son los que generaron el default y los que se llevaron los dólares" al exterior, afirmó.

Su relación con Cristina

El presidente hizo hincapié en su buena relación con su vice, Cristina Fernández de Kirchner, al afirmar que la senadora nacional y aliada política "no presiona" en la toma de decisiones del poder Ejecutivo.

Al mismo tiempo anunció que este martes ambos se reunirán en la residencia de Olivos para analizar cuestiones de gestión y la marcha de las acciones por el coronavirus, después de haber mantenido una conversación en las últimas horas.

En ese sentido, afirmó que "no está pensando en otro mandato ni en perpetuarse en el poder" y que "no existe el 'albertismo' sino el 'frentetodismo'".

"Los dos tenemos una responsabilidad común y estuvimos distanciados durante mucho tiempo para ponernos a discutir ahora", agregó el mandatario al ser indagado por la decisión de elegir a Fernanda Raverta como nueva directora de la ANSES, ante la salida de Alejandro Vanoli.

"Yo le pedí a Alejandro que dé un paso al costado y él inmediatamente aceptó", detalló y admitió que "venía pensando desde hace mucho tiempo" la inclusión de Raverta en el Gabinete nacional, a quien definió como "una mujer de un extraordinario conocimiento".

En cuanto al impuesto a las grandes fortunas que están planteando legisladores del Frente de Todos, dijo que "lo tiene que tratar y resolver el Congreso".

Fernández afirmó que "no es un impuesto, es un aporte por única vez" para aportar fondos a la lucha contra el Covid-19 "y por su naturaleza no podría ser de otro modo".

Aunque insistió con que es un tema parlamentario, explicó que "afecta a 11 mil personas que tienen en conjunto unos 1.300 millones de dólares y no me parece nada enloquecido lo que se está planteando".

"Soy un tipo muy convencido de lo que tiene que hacer, que ejerce la política con honestidad. Nunca me equivoco malamente, tengo muchas ganas de sacar al país adelante. Quiero un país que sea una verdadera sociedad donde todos ganan. Si es una sociedad donde uno gana y el otro pierde es una estafa", abundó.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos