Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Alberto Fernández, el candidato del kirchnerismo a la Presidencia, decidió centrar durante estas semanas su campaña en visitas a las provincias, que seguirá profundizando los próximos días, con encuentros con gobernadores y empresarios locales.

Así lo adelantaron a Crónica desde su círculo íntimo, y explicaron que el periplo de contacto con gobernadores incluirá en las próximas horas un encuentro de Alberto Fernández con el riojano Sergio Casas y la semana que comienza volverá a La Rioja y también visitará Santa Fe.

Asimismo, también se puede adelantar que Alberto Fernández ya tiene programada una visita a Córdoba en los próximos días, pero a diferencia de la última se quedará durante varias jornadas en la provincia gobernada por el peronista Juan Schiaretti, quien sin embargo ya se declaró "imparcial" para los próximos comicios y dio libertad a sus votantes para elegir la fórmula presidencial que prefieran, sin jugarse ni por Mauricio Macri ni por los Fernández-Fernández.

"Alberto le está diciendo a los gobernadores que planea armar un 'scrum' con ellos para tomar las decisiones cuando llegue a la Rosada", insistió uno de los integrantes de su equipo, usando la imagen de la formación del rugby.

El otro eje sobre el que centrará su campaña Fernández son las visitas a empresas del interior del país, donde dialoga con los dueños de las fábricas y los empleados. El candidato quiere meter fuerte como tema de campaña la situación de las economías regionales.

Como ejemplo, desde el equipo de campaña cuentan que en Tucumán estuvieron reunidos con 1.200 empresarios, y ese esquema buscarán replicarlo en toda la geografía argentina.

El candidato de Trump

En su recorrida por las provincias, Alberto Fernández estuvo este viernes en Catamarca, donde se mostró junto con la gobernadora Lucía Corpacci, cercana a Cristina.

"La gente sabrá quién es el candidato de Trump y del FMI y quién es el candidato de la gente", disparó, y se mostró favorable de "un capitalismo donde la gente consuma, porque ese es el único capitalismo que sirve".

"Mi preocupación y mi compromiso es con la gente. Con toda la racionalidad que implica gobernar un país, sin dogmas ni caprichos ideológicos. El problema que tengo es ver que todos los días hay gente que se cae del sistema porque nadie se ocupa de ellos", expresó el candidato.

En una actividad que también contó con la presencia de otros gobernadores -Manzur de Tucumán y Casas de La Rioja- el candidato expresó que "la gente me abraza y me dice cosas al oído, no me preguntan qué piensan en Wall Street; me preguntan qué hacemos con las tarifas que no pueden pagar, qué hacemos con el trabajo -los que lo han perdido-, o el que lo tiene y tiene miedo de perderlo".

De momento la fórmula no se muestra junta, y de hecho en las próximas horas Cristina seguirá con su esquema y presentará su libro en la provincia de Santa Cruz tras su regreso desde Cuba, donde viajó para ocuparse de la salud de su hija Florencia.