Por Florencia Bombini

La pequeña, que permanece internada en un sanatorio privado de Palermo, podría representar el primer caso autóctono en el país después de 18 años, aunque aún ese dato está en materia de investigación debido a que no se pudo confirmar la fuente de infección.

A partir de este episodio, se está estudiando a dos chicos más en la ciudad de Buenos Aires, según confirmaron desde la Sociedad Argentina de Pediatría. Mientras tanto, y a modo de prevención, se está relevando a 70 personas que han tenido contacto con la nena en el último tiempo.

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa, grave y potencialmente fatal. Se transmite a través de las secreciones nasales o de la boca de personas infectadas. Los síntomas necesarios para consultar de inmediato al médico son fiebre alta, secreción nasal, tos, conjuntivitis, manchas blancas en la boca y cara interna de la mejilla y manchas rojas en la piel.

La beba, que vive en el barrio porteño de Almagro, había comenzado con tos y fiebre el pasado miércoles 21 de marzo y el domingo 25 presentó exantema (erupción rojiza en la piel). De esta manera, el lunes 26 ingresó a un sanatorio privado en Palermo y un día después se confirmó la noticia, de acuerdo con las muestras de sangre y orina enviadas al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, que dieron positivo.

Después de seis días de internación, la menor "no ha desarrollado ninguna complicación", según le comunicó a este medio la doctora Elizabeth Patricia Bogdanowicz (MN 66.915), secretaria del Comité de Infectología Pediátrica de la Sociedad Argentina de Pediatría. Si bien la consecuencia más temida era la neumonía, la pequeña presentó una mejoría y permanece en observación. Se espera que en unos días baje la fiebre y sea finalmente dada de alta.

La fuente de infección aún no se pudo determinar, aunque, explicó la médica infectóloga pediátrica, "hay algunas sospechas que se están estudiando". Al mismo tiempo, y debido a que la beba asistió al jardín maternal con fiebre durante tres días, se realizará un relevamiento entre unas 70 personas con las que estuvo en contacto.

Al respecto, la especialista explicó que "los bebés, en los primeros seis meses de vida, conservan los anticuerpos maternos, con lo cual el riesgo es menor. Los que tienen entre seis meses y un año, que no han sido vacunados, son los que podrían haberse contagiado", advirtió.

Prevención

Todos los especialistas coinciden en que "la única forma de prevenir la enfermedad es con la vacunación adecuada". Esto implica la aplicación de la vacuna triple viral, que inmuniza contra el sarampión, rubéola y paperas, a los 12 meses de vida y al ingreso escolar (5 o 6 años). En tanto, aquellos que viajen al exterior deben consultar a su médico para saber si deben vacunarse o no.

Bogdanowicz destacó que, ante la confirmación de este primer caso, "los padres no tienen que entrar en pánico, simplemente deben estar atentos a ver qué es lo que pasa. Todavía no constituye una epidemia" y agregó que "lo importante es que todo aquel que se tenga que vacunar, lo haga".

La falta de vacunas en Venezuela, donde se han registrado 886 casos, es una problemática que preocupa en Argentina y que se podría considerar como uno de los indicios de una posible circulación del virus, aunque todavía esto debe ser confirmado.

"Nuestro país estuvo durante muchos años libre de circulación del virus del sarampión. Hemos tenido casos importados, sobre todo después del Mundial de Sudáfrica en 2010, pero nunca fueron virus propios", advirtió la profesional, y sostuvo que "la meta era llegar al año 2020 con el continente libre de su circulación", aunque "ocurrió esta situación en Venezuela" así como también en algunos países de Asia y Europa.

Fuente: ,