El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) elevó este miércoles a naranja el alerta por ola de calor para la ciudad de Buenos Aires y parte del Conurbano.

El alerta naranja implica un efecto moderado-alto para la salud de las personas, y puede ser especialmente peligroso para los grupos de riesgo, como bebés, niños pequeños, mayores de 65 años y enfermos crónicos, indicó el organismo. 

El Sistema de Alerta temprana por Olas de Calor y Salud toma en cuanta distintas condiciones que involucran las temperaturas registradas en días anteriores y los pronósticos para las siguientes jornadas.

Recomiendan que los chicos estén bien hidratados (Carlos Ventura/Crónica/Archivo).

Según ese calculo, los niveles de alerta pueden ser "Verde" que no implica efectos sobre la salud, "Amarilla" con efecto leve-moderado y que implica peligro sobre todo para los grupos de riesgo y "Naranja" con efecto moderado-alto y muy peligrosas especialmente para los grupos de riesgo.

El alerta "Rojo" significa un efecto alto-extremo y resulta muy peligrosa porque puede afectar a todas las personas incluso a las saludables.


Ante las altas temperaturas los grupos más propensos a verse afectados y con los que hay que extremar los cuidados, son los menores de un año y los mayores de 65. Algunos de los síntomas más comunes del golpe de calor son la sensación de agitación y agotamiento, explicó el SMN.

El organismo reiteró sus recomendaciones de salir bien temprano o cuando cae el sol; hidratarse y no esperar a tener sed; vestirse con ropa liviana, clara, amplia y cómoda; permanecer en ambientes con ventilación, bajo techo o aprovechar los parques; evitar comidas calientes, salsas y picantes; y consumir frutas y ensaladas y carnes cocidas.