El virus fue erradicado de América Latina hace unos tres años, rebrotó en los últimos meses en varios países de la región, principalmente en Venezuela y Brasil. . 

De hecho, en la Argentina no se detectan casos autóctonos de este tipo desde el 2000, por lo que las autoridades de la cartera sanitaria insistieron en la importancia de que la gente se vacune contra la Enfermedad Febril Exantemática, además de reportar ante la existencia de casos sospechosos.  

La tendencia para este año empeoró, ya que en menos de tres meses hubo nueve naciones con episodios confirmados: Venezuel. (159), Brasil (14), Estados Unidos (13 importados y relacionados a la importación), Canadá (4 importados), México (4), Perú (2 en residentes que no salieron del país), Antigua y Barbuda (1 importado), Colombia (1 importado) y Guatemala (1 importado).  

“En Venezuela, desde la confirmación del primer caso d. sarampión en la Semana Epidemiológica (SE) 26 de 2017 y hasta l. SE 7 de 2018 se notificaron y confirmaron 886 casos de sarampión, de los cuales 666 se confirmaron por laboratorio y 220 por nexo epidemiológico, incluidas dos defunciones. El grupo de edad más afectado corresponde a los menores de 5 años, seguido del grupo d. 6 a 15”, resaltaron las autoridades argentinas.  

“En Brasil se notificaron 50 casos sospechosos de sarampión.
Todos los casos confirmados proceden de Venezuela y ninguno tien. antecedente de vacunación. El rango de edad es de 9 meses a 18 años y se registró un fallecido”
, agregaron.

Para evitar el regreso del sarampión en el país, el Ministerio de Salud recomendó “verificar esquema de vacunación completo para la edad” y puntualizó: “De 12 meses a 4 años deben acreditar una dosis de vacuna triple viral (sarampión . rubéola - paperas); mayores de 5 dos dosis de vacuna con doble o triple viral después del primer año de vida”

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas y afecta en particular a los niños. Se contrae por gotitas que se transmiten por aire o contacto directo de secreciones procedentes de la nariz, boca y garganta de personas infectadas, entre otros.