La única alternativa para muchos visitantes que llegaron el fin de semana a Mar del Plata sin reserva, fue pasar la noche en la habitación de una casa de familia, ya que la capacidad hotelera colapsó. Luego de esperar un par de horas en el Centro de Información Turística, muchos visitantes lograron por alrededor de 700 pesos por persona, conseguir una habitación para pasar la noche.

Con la capacidad hotelera colmada, alojamientos improvisados en casas de familia y un clima que acompaña, Mar del Plata vivió el segundo fin de semana consecutivo de aluvión turístico.

Los operadores del sector señalaron que, al igual que la semana anterior, la ciudad recibió una gran cantidad de visitantes. Las expectativas que se habían generado luego de un positivo recambio de quincena se cumplieron y el sábado resultó ser uno de los días más convocantes del verano.

El Centro de Información Turística de "La Feliz" fue un reflejo de la cantidad de visitantes que llegó a Mar del Plata. Se abrió por segunda vez en la temporada y registró un mayor movimiento que la semana anterior. En la mayoría de los casos, recibió a turistas sin reserva que buscaban alojamiento para una noche. Y ese era el principal inconveniente ya que la mayoría de los hospedajes se ofrecen por un mínimo de dos días.

Con la capacidad hotelera agotada, el alquiler de algún departamento o vivienda pasó a ser una opción, mientras que se recurrió a rentar habitaciones en casas de familia, inclusive en barrios alejados del centro.

La mayoría de las solicitudes eran por una noche y esa fue la principal traba. "En esos casos, se les pregunta si están dispuestos a permanecer dos noches y en función de eso se busca la disponibilidad", explicaron desde el sector, agregando que "en muchos casos se ofrecieron casas de familia con servicios compartidos, inclusive en barrios alejados". En esos casos, el Ente de Turismo local firma con el turista un "deslinde de responsabilidad" ya que no tienen posibilidad de garantizar las condiciones de alojamiento.

Testimonios

A la hora en que muchos disfrutaban de la playa y los vendedores ambulantes ya estaban instalados en la zona del Paseo Hermitage para el multitudinario recital que brindó anoche Divididos, en el Centro de Información Turística el Emtur, todavía quedaban turistas a la espera de alojamiento.

Como Ana, quien llegó a la ciudad después de viajar 24 horas en colectivo desde Chaco. "Pienso quedarme dos o tres días por lo menos. Me gusta mucho Mar del Plata y vengo siempre que puedo, pero hace mucho que no veo tanta gente como ahora", dijo, y le agregó una cuota de análisis: "Se ve que está muy caro irse al exterior".

A su lado, estaba Luis quien llegó de Berazategui con la intención de quedarse tres o cuatro noches. "Llegué a las 14.30, almorcé en la terminal y me vine para acá", contó con calma mientras esperaba el llamado con las ofertas disponibles.

Ver más productos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Ver más productos