Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar  

"Prepárense para la masacre escolar más grande de todos los tiempos", fue el mensaje amenazador de un alumno del colegio San Juan Bautista, de la localidad bonaerense de Florencio Varela. La advertencia tuvo lugar en el inicio de las jornadas de exámenes del nivel secundario por parte del estudiante, quien ya cuenta con el antecedente de haber ingresado con un arma y gatillarse en la cabeza.

A pesar de que se ordenó un tratamiento psicológico, el joven lo incumple y deambula por las inmediaciones de la escuela, por lo tanto la comunidad de padres del establecimiento exige medidas de seguridad para sus hijos. La amenaza del estudiante y sus antecedentes son motivo de preocupación para quienes mandan a sus hijos al mencionado colegio.

En la jornada de este lunes, en el colegio San Juan Bautista se pusieron en marcha las mesas de exámenes de febrero. Justamente, en la publicación de los horarios de cada asignatura, en la cuenta de Facebook del centro educativo, se registró la escalofriante amenaza. El escrito pertenece a un estudiante que concurrió a 5° año en 2017 pero que interrumpió su cursada para someterse a un tratamiento psicológico.

Sucede que el joven de 18 años ingresó armado al centro educativo, se encerró en el baño y se gatilló varias veces en la cabeza. Por suerte, el percutor falló pero el hecho marcó a los alumnos, a sus padres y a las autoridades del colegio. Una disposición le permitió al alumno afrontar los exámenes de diciembre, como finalmente lo hizo, con el fin de regularizar sus estudios. Sin embargo, se le prohibió presentarse a clases.

Frente a lo ocurrido el año anterior, la amenaza cayó como una bomba en la comunidad educativa. La advertencia del estudiante, realizada el último viernes, expresaba que "este año prepárense para la masacre escolar más grande de todos los tiempos. Van a morir todos hdps".

Por lo tanto, ante semejante amenaza, comenzaron a sucederse las demandas y reclamos de los padres en materia de seguridad. Al respecto, Karina, mamá de una alumna de 2° año, señaló a Crónica que "los directivos no dan la cara. Les pregunté qué medidas de seguridad van a tomar y nos dicen que está bajo tratamiento, pero la misma policía nos informó que no está haciendo ningún tratamiento, y está libre, caminando cerca de la escuela".

En consecuencia, la mujer resaltó que "nadie protege a nuestros hijos, por eso si este chico sigue dando vueltas, voy a cambiar a mi hija de colegio. Es la única acción preventiva que puedo tomar por mi hija, ya que esta persona no se encuentra ni bajo el cuidado de sus padres, que están de viaje".

En tanto, familiares de los estudiantes planifican una convocatoria en el acceso principal del instituto escolar de Florencio Varela, en busca de respuestas y protección ante la ausencia de las autoridades.