Por Conrado Moreno 
@conramoreno 

La discusión por la despenalización del aborto abrió otra "grieta" en la sociedad argentina, esta vez marcada por el protagonismo de la juventud, que militó tanto a favor o en contra del proyecto de ley. Sin embargo, este choque entre los grupos antagónicos llegó a las escuelas y un grupo de chicas de 15 años sufrió acoso por no pensar igual que sus pares.

"Mirá provida de mierda, si seguís pegando tus cartelitos celestes bancate la que se te viene", fue el mensaje que le pegaron en la espalda a una estudiante de la Escuela Polimodal Nº12 Gobernador Mariano Saavedra, en Monte Grande. Ayelén Castaño, mamá de una de las chicas amenazadas, dialogó con Crónica y contó lo sucedido el día viernes: "Mi hija vuelve del colegio y me cuenta que a una compañera le habían pegado un cartel con ese mensaje, que iba dirigido a todos los que se manifestaron en contra del aborto. Como mamá tengo miedo de que esto pase a mayores".

La mujer decidió hacer público el caso a través de su cuenta de Facebook, donde posteó una foto del mensaje y un texto en el que relató lo ocurrido: "De esta manera quieren intimidar a la amiga de mi hija, con quien trabaja para difundir el mensaje por la vida. Como no les alcanzó con arrancarles los afiches celestes con información, ahora van a infundirles miedo para que dejen de contar la verdad sobre esta ley. ¡Todo esto dentro de la institución!".

"Estamos hablando de chicos de 15 años. Desde que empezó el año, en la escuela aparecieron pañuelos verdes y celestes, y desde la dirección impulsaron debates y discusiones en buenos términos; el colegio siempre se mantuvo neutral en el tema", contó Ayelén, quien acudirá este martes al establecimiento educativo para hablar con la directora y analizar cómo seguirá la situación.

"La idea de mi nena y de su amiga era hacerse ellas mismas sus pañuelos celestes. Con el pasar de días, muchos otros chicos se sumaron y querían su pañuelo. Entonces pegaron carteles en la escuela con una dirección para contactar a quienes fabricaban los pañuelos, y las referentes eran mi hija y su amiga, a la que le pegaron el cartel en la espalda", detalló Ayelén.

El cartel, lejos de ser un mensaje inocente producto de una broma infantil, está dirigido a todos aquellos "pro vida" de la escuela, por lo que los padres exigen que la institución se haga responsable y tome las medidas necesarias para asegurar la seguridad de sus hijos. "Va más allá de una cuestión de ideología o de pensamiento, como mamá estoy asustada", confesó.

La hija de Ayelén tiene temor pero no al punto de dejar de ir al colegio, según le contó a su mamá. Asimismo, los padres de la menor están preocupados por los niveles de violencia a los que llegó este tema. La mamá de la joven publicó el mensaje para reflejar lo que está pasando en la sociedad actual, y para que los usuarios se pregunten hacia dónde vamos como comunidad. "Hay que respetar una y otra opinión. Más allá de las ideas, no se puede silenciar al otro a través de la violencia. El respeto mutuo es fundamental para avanzar", concluyó.