Otro año con un inicio de clases conflictivo. Este lunes, en la mayor parte del país, los chicos tendrían que haber vuelto a las aulas pero no lo hicieron. El paro por 48 horas dictado por Ctera a nivel nacional se sumó así a la medida de fuerza que habían anunciado los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires y los porteños -estos últimos comenzaron las clases el jueves último-.

Un cese de actividades que se cumple por las posiciones irreductibles de gobierno y gremios en la discusión salarial: mientras unos no se apartan del techo del 15 por ciento para el ofrecimiento salarial, los docentes piden al menos un 20 por ciento más una cláusula gatillo.

En el medio, los pibes, que no arrancan las clases. El día de hoy tiene, además, otras circunstancias que aumentan el nivel de conflictividad. Por un lado, los docentes privados agrupados en Sadop -apartados de las reuniones a nivel nacional-, se sumaron al paro, pero sólo por este lunes.

Y, por otro, el gremio mayoritario de los maestros, Ctera, realiza una marcha de protesta al Congreso de la Nación. “No podemos hacer política con la educación de nuestros hijos”, había asegurado el presidente Mauricio Macri el jueves ante la Asamblea Legislativa.

En esa misma línea dura se manifestó la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. “Ctera pasó a ser el grupo soporte en el recital de Moyano”, acusó. El problema del ausentismo docente pasó a ser un tema central en la discusión paritaria bonaerense.

Vidal ya pagó este mes una cantidad de 4.500 pesos, por única vez, a los docentes que no faltaron durante 2017. La gobernadora ya anunció -así como en territorio porteño-, que a los docentes que se sumen a las medidas de fuerza se les descontarán los días de paro y no recibirán -en el caso provincial-, el plus propresentismo ofrecido en la negociación paritaria.

Por las provincias Buenos Aires y CABA reiniciarán las clases recién el miércoles 7, pero la situación en el interior del país es desigual, por más que el llamado al paro de Ctera tenga un alcance nacional. Por ejemplo, UDA llamó al paro por 48 horas en las provincias de Catamarca y Santa Fe.

En esta última, los docentes agrupados en el sindicato Amsafé -el más fuerte de la provincia-, se sumaron al paro de este lunes y martes al rechazar la oferta del 15 por ciento en tres tramos más una cláusula gatillo. Lo mismo ocurrirá en Córdoba, donde el sindicato UPEC se sumó a la medida de fuerza de Ctera y no habrá clases ni lunes ni martes.

Hasta el momento, sólo Misiones, San Juan, Salta y Tucumán cerraron las paritarias con los gremios locales. En esta última provincia se concretó el acuerdo más favorable para los docentes, con un aumento del 17 por ciento más la cláusula gatillo tan reclamada por los maestros.

Así, los distritos con mayor cantidad de docentes y alumnos, Buenos Aires, CABA, Santa Fe y Córdoba, no tendrán clases ni lunes ni martes.Un marzo caliente para las paritarias docentes. Y los chicos, a la espera de una solución.