Convocados para las 17, los gremios que componen el Frente de Unidad Docente mantendrán una reunión entre ellos, antes de ir al encuentro de los funcionarios de María Eugenia Vidal. En la sede platense del Suteba buscarán llevar una postura unificada, para evitar las internas y el desgaste que los llevó a claudicar el año pasado, tras una larga batalla política con el gobierno bonaerense.

El secretario general del Suteba, Roberto Baradel, vaticinó un conflicto si el gobierno "insiste con el 15% sin cláusula gatillo" de ajuste por inflación, pero sostuvo que si la administración de Vidal "actúa con racionalidad, no debería haber conflicto". En ese sentido, buscó bajar el tono de la alta conflictividad que se vivió en la previa, al agregar que "si hay paro, seguramente sea a nivel nacional, porque se eliminaron las paritarias".

Concluyó su análisis asegurando que "el eje de la cuestión es el tema de la cláusula gatillo, con una pauta inflacionaria mucho más real que la que plantea el gobierno, y la incorporación de sumas que están por fuera del salario base". Junto a su gremio participarán de la negociación la FEB, Amet, Sadop, Udocba y UDA.

La oferta inicial
Desde la administración bonaerense, en tanto, buscaron mantener bajo siete llaves la cifra que se presentará a los sindicatos. Saben que a poco más de dos semanas del inicio del ciclo lectivo, previsto para el 5 de marzo, hay tiempo para seguir negociando. "Esto es largo, y seguramente haya distintas alternativas para ofrecer".

La provincia insistirá en la necesidad de bajar el ausentismo docente, algo fuertemente resistido por los gremios. Nadie descartaba ayer que se repita la estrategia del año pasado, de otorgar un premio económico a los docentes que no se adhieran a las posibles medidas de fuerza.

"El número va a definirse recién el viernes. Pero estará en sintonía con lo que se habla en el resto del país. Nadie va a hacer locuras con la plata de los bonaerenses", agregaron desde La Plata a "Crónica".