Por Florencia Golender
fgolender@cronica.com.ar

En septiembre último concluyó el primer ciclo de la Verificación Técnica Vehicular ( VTV). Un año atrás, las patentes de los autos finalizadas en cero con tres años de antigüedad o con más de 60.000 kilómetros, como así también las motos con un año de rodado, hacían su debut. Desde entonces, en la ciudad de Buenos Aires los precios subieron 19% para los automóviles y 36% para las segundas, mientras las multas por no realizar el chequeo se encarecieron un 50%. Cerca de un 20% no aprobó la revisión mecánica. Este mes, se incorporaron los automóviles de 2014.

Para los bonaerenses, también sale más caro hacer la VTV, aunque cuentan con un sistema de descuento para aquellos que la tengan vigente. El cuadro tarifario en la provincia considera cinco variables: motovehículos ($184), autos menores a 2.500 kg ($614), autos mayores a 2.500 kg ($1.105), remolques hasta 2.500 kg ($300), remolques superiores a 2.500 kg ($552). En el caso de las motos, si la oblea está vigente, se abona la mitad; en el resto hay una quita cercana al 10% por cumplir. 

En la provincia no hubo aumentos sobre las tarifas de la VTV desde junio 2016, tampoco fue considerable el ajuste de las multas por circular sin la VTV o tenerla vencida (15 por ciento). Sin embargo, los bonaerenses pagan mucho más cara esta infracción que los porteños. La penalidad máxima es de 1.000 Unidades Fijas (UF), es decir, $22.870.

En la ciudad, el máximo de la multa es de $5.838, monto al que llegó este año tras aplicarle un ajuste del 50%.

Otra vuelta de tuerca

El segundo año de la VTV se inició en octubre con las patentes que terminan en cero, según lo indica el cronograma, que se extiende hasta las chapas que concluyen en 9. Con el límite de antigüedad en tres años, este nuevo período incorpora los autos adquiridos en 2014 o aquellos que hayan superado en los últimos meses el tope de 60.000 kilómetros.

Según una medición sobre el primer ciclo, la mayoría de los vehículos aprobaron el chequeo, un 13,1% fueron rechazados, y 10,5% debieron hacer un reacondicionamiento para poder circular.

“Crónica” consultó con un mecánico amigo los precios que se manejan actualmente para reparar las áreas del automóvil que podrían ser señaladas a la hora de la VTV (ver a la derecha).

La verificación tiene tres resultados posibles: apto, condicional y rechazado. Uno de los problemas frecuentes en las inspecciones, según resaltaron desde el área de control de la ciudad, son neumáticos lisos y contaminación por rotura de los escapes.

Proyecto de la oposición

El legislador Juan Francisco Nosiglia presentó esta semana un proyecto en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires para modificar la ley vigente de la VTV, con respecto a los autos o motovehículos cero kilómetro.

En diálogo con “Crónica”, el candidato para renovar su banca por el interbloque Evolución, liderado a nivel nacional por Martín Lousteau, detalló qué cambios plantea su proyecto: “El primer control debería realizarse durante el quinto año de antigüedad o al haber superado los 100.000 km. En la actualidad se hace en el cuarto año y al haber pasado los 60.000 km. También planteamos que la VTV se haga cada dos años, en vez de uno como rige en el presente a través de la Ley 2.265”.

Para Juan Nosiglia, “la VTV es una herramienta de control que sirve para mejorar la seguridad vial, pero no queremos que nuestra ciudad se transforme en algo con una prioridad recaudatoria”.

En este sentido, criticó los parámetros que se aplican hoy y justificó: “Todas las fábricas automotrices de la República Argentina establecen una garantía sobre el correcto funcionamiento de sus vehículos hasta los 100.000 km de rodaje. Asimismo, teniendo en cuenta que la amortización contable de los rodados se produce al quinto año de su creación por el desgaste de los materiales que los componen”.

En resumen, “teniendo en cuenta estas dos variables, lo correcto sería contemplar los cinco años de antigüedad y/o los 100.000 km de rodaje para que los autos realicen su primera verificación técnica vehicular”.

“Hay que considerar -continuó el legislador- que hay gente que utiliza muy poco el auto y el trámite requiere que el conductor pierda toda una mañana. Este gobierno tiene una vocación de disminuir el uso del transporte privado, en este punto es contradictorio que todos los años haya que realizar la verificación”.

El proyecto de Nosiglia será debatido en la Comisión de Transporte en las próximas semanas.

Exentos de pago

No pagan el trámite de la VTV los titulares de vehículos que estén eximidos del pago de patentes, siempre y cuando sean mayores de 65 años, jubilados o pensionados, que cobren el haber mínimo jubilatorio.

Lo mismo se extiende a los titulares de vehículos que posean certificado de discapacidad (debe coincidir la información de la cédula verde con la del certificado de discapacidad).

En la ciudad, para solicitar la exención de pago deben enviar, según corresponda, la siguiente documentación (ambas caras) a través del correo electrónico exentosvtv@buenosaires.gob.ar: copia del DNI, copia de la cédula verde, copia del certificado de discapacidad y comprobante de haber mínimo.