Dos hombres, dos mujeres y una niña de 3 años fueron asaltados y secuestrados cuando regresaban a su provincia después de comprar en la feria de La Salada por delincuentes que se los llevaron cautivos en la camioneta de las victimas y los liberaron horas después en la localidad bonaerense de Tapiales, en el partido de La Matanza, informaron fuentes policiales.

Una de las víctimas, oriundas de Mendoza, aseguró esta mañana a la prensa que el hecho ocurrió cuando regresaban a esa provincia tras realizar las compras y que los delincuentes los golpearon y los amenazaron mientras estuvieron cautivos.

Según las fuentes policiales, el hecho ocurrió esta madrugada en proximidades de la avenida General Paz y la bajada de la avenida Dellepiane, cuando dos vehículos se le cruzaron a la camioneta Ducato blanca en la que se movilizaban las víctimas.

"Estábamos volviendo a Mendoza después de comprar en La Salada y se nos cruzó un auto adelante y la chocó. Bajaron cuatro pibes armados, sacaron y tiraron al piso a los dos choferes y nos llevaron secuestrados”, dijo esta mañana una de las víctimas.

Dentro de la camioneta se hallaban dos hombres, dos mujeres y una niña de 3 años que permanecieron cautivos durante al menos dos horas, hasta que finalmente fueron liberados dentro de la camioneta en la zona de la autopista Ricchieri en proximidades del Mercado Central, en la localidad de Tapiales.

Los delincuentes huyeron con toda la mercadería robada aparentemente a bordo de dos vehículos que
aún no pudieron ser identificados.

En tanto, las víctimas fueron llevadas hasta la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones de La Matanza y desde allí a la comisaria 48a.de la Policía de la Ciudad, donde esta mañana aguardaban la autorización de un juez para poder regresar a su provincia.

"Nos marcaron en la feria, no tengo dudas”, dijo esta mañana uno de los hombres que fue asaltado y secuestrado.

El hecho es investigado por la fiscalía correccional 20, a cargo de Carlos Donoso Castex, quien ordenó algunos peritajes, entre ellos el secuestro de las imágenes de las cámaras de seguridad de los peajes para intentar identificar a los autores del hecho.