Por Matías Resano 

mresano@cronica.com.ar 

"Hasta que no haya sangre derramada, esto no va a parar”, es el particular mensaje que una menor de edad publicó en su cuenta de Facebook, a modo de invitación a una golpiza masiva, que organiza a través de la red social, contra una vecina, de su misma edad. Pero la gravedad de este caso no radica en la convocatoria en sí misma, sino que cuenta con adeptos a sumarse a la agresión que impulsa la joven, quien no cesa con los hostigamientos y las amenazas.

Por lo tanto, la destinataria de los acosos permanece encerrada en su vivienda de la localidad bonaerense de Florencio Varela, puesto que las autoridades no le brindan amparo alguno. “Le vamos a romper la boca a la gila ésa”, escribió en su red social una menor, de 17 años, en referencia a otra, de 16, quien reside a pocas cuadras de su domicilio y a quien hostiga desde un episodio familiar que tuvo lugar hace un año.

En aquella oportunidad el hermano menor de la primera arrojó una piedra contra la vivienda de la segunda, destrozando una ventana, y los pedazos de vidrio cayeron sobre la humanidad de Fátima López, mamá de la más chica de las adolescentes. Entonces la mujer se dirigió a la casa del niño para notificarle el incidente a la madre, pero como respuesta obtuvo insultos y amenazas.

Fue así como se desencadenó una enemistad vecinal, en la cual la violenta adolescente adoptó un rol principal desde el inicio, puesto que le advirtió a Fátima que “esto lo va a pagar tu hija”. La amenaza tomó forma en las últimas horas mediante una convocatoria a sus amigas y conocidos para formar parte de un ataque en masa, que tendrá lugar cuando “se vaya a regalar la mona esa”, expresó en su Facebook.

En este sentido, hace referencia al momento en que la víctima salga de su vivienda sin la compañía de sus familiares, puesto que producto de los acosos permanece en su vivienda, retirándose junto a sus padres cuando debe cumplir con sus obligaciones. Al respecto, Fátima reveló a “Crónica” que “

Inmersa en la desesperación por semejante infierno, López realizó sucesivas denuncias policiales, a fin de detener tan desenfrenada violencia pero no se ha registrado intervención alguna, alentando a la agresora a continuar con su convocatoria, bajo el mensaje de “se la vamos a dar cuando la veamos. Ya dijimos, quien se meta cobra, sea padre, madre, amigas”.