Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En la ciudad bonaerense de La Plata, una particular determinación judicial invirtió los roles de víctima a victimarios de los seres queridos de dos jóvenes, que fueron arrollados en abril de 2017. El único acusado por el accidente de tránsito, que se cobró las vidas de la pareja, no sólo permanece en libertad sino que exige un resarcimiento económico como contrapartida a los escraches y manifestaciones contra su persona, por parte del círculo íntimo de sus propias víctimas.

En la madrugada del 23 de abril, alrededor de la 1, Leandro Rodríguez y Camila Herrera se cruzaron en sus caminos con la imprudencia de Rogelio Ferreiro, de 25 años, quien se desplazaba en su Volkwagen Fox, a toda velocidad y en contramano, por la calle 50, a la altura del cruce con la calle 13.

La joven, de 18 años, salió despedida y cayó debajo de un pino, de un country cercano, poco después moriría en su traslado a un centro de salud cercano, producto de los politraumatismos sufridos. Por su parte, su novio fue arrastrado durante 150 metros por el rodado, y perdió la vida en el acto.

"Nos tratan como delincuentes, nos tomaron las huellas, nos ficharon, mientras este sinvergüenza sigue sin estar preso, manejando, trabajando, haciendo su vida normal, y en el expediente figura que en el momento del accidente no tenía documentación alguna" explicó Alejandra Leza, madre de Leandro, el chico atropellado. 

En tanto, el conductor del automóvil detuvo su marcha segundos después, tras estallar uno de los neumáticos como consecuencia de la brusca maniobra. Finalmente, intervino personal policial, que trasladó a Ferreiro a una seccional cercana, pero a las pocas horas sería liberado.

Por esta razón, Alejandra Leza, Fabían Rodriguez, padres de Leandro, y su hermana Rocío Rodríguez encabezaron una manifestación en la vivienda del automovilista exigiendo justicia. A medida que la investigación judicial se dilataba las convocatorias se sucedieron, bajo el mismo reclamo: la detención del tripulante del Volkswagen Fox.

Sin embargo, no sólo que a más de dos años del hecho fatal, el acusado continúa en libertad, sino que demandó a los progenitores y a su hija por daños y perjuicios, requiriendo un resarcimiento económico o las prisiones de los tres. Al respecto, Alejandra señaló a Crónica que "nos tratan como delincuentes, nos tomaron las huellas, nos ficharon, mientras este sinvergüenza sigue sin estar preso, manejando, trabajando, haciendo su vida normal, y en el expediente figura que en el momento del accidente no tenía documentación alguna".

A su vez, la desconsolada madre remarcó que "esta persona mató a dos personas y destruyó a una familia. Es una vergüenza, mientras la causa de mi hijo está encajonada porque están tratando de localizar a una testigo, que no nos quieren decir quién es". Justamente, los encargados de llevar adelante el proceso judicial abocado a esclarecer las muertes de Leandro y Camila no brindan precisiones sobre los resultados de las pericias, entre tantas irregularidades. en la UFI 14 de La Plata avanza raduamente la imputación contra los seres queridos de las víctimas por supuestos daños y amenazas.

En este sentido, Alejandra expresó que "para pagarle a él que mató a dos personas, se mueven más rápido en una denuncia por una manifestación, que por un asesinato de dos chicos, a quienes ni siquiera les podremos ir a prender una vela al lugar que los mataron porque nos tienen prohibido que vayamos allá, ya que está a dos cuadras de la casa del asesino".

Por lo tanto, ante semejante revés, la familia exige justicia en ambas causas, principalmente ruegan por el arresto de quien protagonizó el accidente aquella madrugada del 23 de abril de 2017. Al respecto, una de las acusadas por manifestarse reconoció que "es un dolor enorme, siento mucha bronca e impotencia, porque además de lamentar las pérdidas de mi hijo y de mi nuera, ni puedo hacer el duelo tranquila por la impunidad de esta persona".