Por Francisco Nutti
Producción periodística Florencia Golender

Mientras que el consumo minorista se derrumba y caen a niveles históricos el de leche y el de carne, aumenta el de los alimentos más baratos y rendidores. Polenta, fideos y arroz son de los pocos que muestran variaciones positivas en su nivel de ventas, de acuerdo con un informe del mes de octubre. Crónica consultó con especialistas y recorrió algunas góndolas para constatar precios: “En casa comemos lo que se puede”, cuentan los clientes.

Según la consultora Focus Market (FM), el consumo minorista terminó en octubre con una caída interanual del 10,7%. El acumulado del año alcanzó, a su vez, una baja del 10,5%. En este contexto, el dato llamativo que resalta del análisis es cuáles son los productos alimenticios cuyas ventas mejoraron en tiempos de crisis económica: los más accesibles y rendidores.

“En tiempos difíciles, los consumidores se vuelcan a este tipo de artículos. El programa de quita del IVA (post primarias) generó un incentivo importante para que el consumidor encuentre un aliciente para comprar artículos de la canasta básica”, indicó en diálogo con este diario el director de FM, Damián Di Pace, quien agregó: “El problema vino con una nueva devaluación del peso frente al dólar en los días previos a las elecciones del 27 de octubre; después de ese domingo todo volvió a subir”.

“Son alimentos -continuó Di Pace- cuyo nivel de ventas se mantiene o mejora con la crisis. Como ocurre con las opciones más baratas que ofrecen las segundas marcas o con la búsqueda constante de ofertas para (el que puede) comprar en cantidad y cubrirse un poco de la inflación”, explicó.

Daniel Arroyo, asesor del presidente electo Alberto Fernández y uno de los nombres que suena fuerte para ministro de Desarrollo Social de la Nación, ratificó en diálogo con Crónica que “ha aumentado el consumo de arroz, de harina y de fideos, al mismo tiempo que bajó el consumo de leche y creció el consumo de segundas y terceras marcas, que terminan aumentando más que el resto y entonces la inflación para los más pobres es más alta, aun en alimentos”.

“Cuando la gente prioriza este tipo de productos, tiene que ver con que no hay un mango”, resumió el diputado nacional.

Vale destacar que Arroyo es uno de los impulsores del plan contra el hambre que presentó Fernández en campaña y que esta semana tuvo su primera reunión multisectorial para avanzar en el objetivo. Del consejo participaron personalidades destacadas, como el conductor Marcelo Tinelli y la cocinera Narda Lepes.

“Claramente, acá hay un problema estructural. El costo de los alimentos y el endeudamiento de las familias son la base del problema”, siguió Arroyo. “En los últimos 60 días se terminó de caer la economía. A las familias les entra menos plata y les suben los alimentos, por eso compran la comida que pueden o van a los comedores, y por eso está todo el mundo desesperado”, lamentó.

Por último, Arroyo concluyó: “Creo que tenemos que definir con claridad que la canasta básica de los alimentos tiene que ser accesible para todos, pero para todos de verdad”.

El panorama de ventas minoristas lo clarifica la última publicación del Indec respecto del  consumo en el mes de agosto, cuando marcó otra disminución en términos interanuales, y ya acumula 14 meses negativos. Según informó el ente estadístico oficial, las ventas en supermercados bajaron 7,3% respecto de agosto de 2018; sin embargo, mostraron una suba de 3,2% respecto de julio. En otro orden menos prioritario, las ventas en centros de compras (shoppings) fueron 6,7% menores a las del mismo mes del año pasado, con una caída del 14,6% en relación con julio.

En primera persona

Crónica salió de recorrida por algunos supermercados chinos y de grandes cadenas para conversar con los consumidores y los comerciantes y para, a la vez, relevar diferentes precios. Se pudo constatar que los fideos se comercializan entre $36 y $58, la polenta entre $30 y $59 y el arroz, de $30 a $49.

Uno de los compradores consultados fue Rubén, vendedor ambulante de 33 años que, como todos los días, se acerca al supermercado chino de su barrio para comprar. “Suelo preparar comidas con arroz o fideos. Me cocino guisos con alitas de pollo. A veces deseo comprarme una hamburguesa y no tengo un peso. No me puedo dar los gustitos que me daba antes”, indicó con un gesto de preocupación. “Como vendo en la calle y no tengo un ingreso fijo, vengo bastante seguido. Llegando a fin de mes comemos menudos de pollo o polenta”, agregó.

Por otro lado, Sergio, que trabaja en la confección de zapatos junto con su esposa en el barrio porteño de Balvanera, destacó: “Tengo dos hijos y todo el tiempo tengo que hacerles fideos. Yo les explico lo que pasa, pero es difícil que lo entiendan. Se me complica hasta para regalarles un chocolate”. Asimismo, aclaró: “Trabajo desde la mañana hasta la noche. Deseo que la situación mejore pronto, porque no se puede más”.

En esa misma línea, Graciela, ama de casa, reconoció: “Lo que más compro es harina, porque la comida que más me rinde son las pizzas caseras. De igual forma, trato de buscar las ofertas y cuando sale alguna me llevo de a seis paquetes”. En tanto, señaló: “Me cuesta llegar a fin de mes, nosotros, con mi marido, alquilamos y la verdad es que es difícil. Creo que la gente consume fideos, arroz y polenta porque es lo más económico”. La harina ronda entre $45 y $65.

Miguel, de origen venezolano y actual repartidor de pizzas, también se fija en su economía cuando tiene que conseguir algún producto: “Terminé de trabajar y me vine a comprar una gaseosa. Elijo llevarme una económica, porque no me alcanza para una de mejor calidad. Aunque me gustaría, no puedo hacerlo”.

Di Pace explicó respecto de los precios que estos productos “en muchos casos tienen una inercia inflacionaria importante, porque, a pesar de ser de producción nacional, están anclados al dólar. Esta debe ser una de las prioridades a solucionar por el próximo gobierno en la cadena de producción; si no, le será muy difícil garantizar el acceso a los alimentos para toda la población”, concluyó Di Pace.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos