El paro general de 24 horas declarado por la CGT desde el mediodía del lunes, en repudio a la reforma laboral sancionada por Diputados en la mañana del martes, resultó notoriamente parcial en sus efectos. La no adhesión de los sindicatos de choferes de colectivos y de taxis, como tampoco del gremio de propietarios de ese medio de transporte, le restó contundencia a la medida de protesta.

Además, hubo total normalidad de la actividad comercial y de servicios, como consecuencia de que el sindicato de empleados del sector tampoco se sumó al paro. Asimismo, fue poco perceptible el impacto de la medida en el ámbito estatal, por la no adhesión al paro de la respectiva organización sindical alineada con la CGT.

Sí pararon los estatales nucleados en la CTA, pero como el cese laboral finalizó al mediodía de ayer, la medida no tuvo mayor gravitación. En el caso de los trenes, cuyos trabajadores paralizaron sus tareas desde la medianoche del lunes, la normalización de servicios empezó alrededor de las 10 de la mañana de este martes. En la línea Roca, los primeros en normalizarse fueron los ramales Ezeiza, Alejandro Korn, Bosques y La Plata, en tanto que los de Cañuelas, Haedo y Gutiérrez demoraron algún tiempo más.

El personal de Subterráneos representado por los “metrodelegados”, que pertenecen a la CTA, paró a partir de las 9 de la noche del lunes y reanudó tareas al mediodía. Según informó la concesionaria Metrovías, a las 12 todas las líneas y el Premetro estaban normalizados, aunque la línea D prestaba un servicio acotado.

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, en principio, había anunciado que paraba desde las 18 del lunes, lo que después rectificó en atención a los manifestantes que se retiraban de la protesta frente al Congreso. El mayor impacto del paro fue para la aeronavegación comercial, que empezó a regularizar vuelos en Aeroparque y Ezeiza después de las 15 de la víspera.

Aún así, la forzada reprogramación de los vuelos cancelados provocó demoras en ambas estaciones aéreas. En cuanto a los bancos, el paro efectivo fue de 10 a 12, ya que la medida era por 24 horas y había comenzado en el mediodía del lunes. El balance de la jornada sugiere que el de el martes ha sido el paro general más flojo desde que asumió el gobierno de Cambiemos.