La protesta se realizó en las calles Colón y General Paz.

La autopartista  Plascar situada en Córdoba anunció su cierre a partir de octubre y los trabajadores pidieron este miércoles la intervención de Mauricio Macri y del gobernador cordobés Juan Schiaretti para evitar 243 despedidos.

El pedido se realizó durante una manifestación la cual se llevó a cabo en las calles Colón y General Paz, del centro de la ciudad. Los trabajadores piden que ambos gobiernos colaboren para que puedan continuar operando la planta luego del retiro de los dueños.

Además, denunciaron que los propietarios de la firma ordenaron el corte de energía eléctrica y de agua para que los trabajadores abandonen la ocupación de las instalaciones. Los operarios se encuentran desde este sábado en "asamblea permanente, con la ente adentro". 

El secretario general de la Unión Obreros y Empleados Plástico. (UOYEP), Alejandro Rodríguez, dijo que hay una posibilidad de que un grupo inversor pueda comprar la planta pero no con todos los operarios. Se pudo establecer con los potenciales compradores que solo continuarían 80 de la totalidad de trabajadores.