Por Francisco Nutti
@FranNutti

La terrible situación económica ha generado un gran deterioro en el rubro de la gastronomía, producto de tarifas altas y una notable disminución de clientes. El Café de la Ciudad, La Giralda y recientemente Trianón debieron cerrar sus puertas por la crisis. ¿Pero cómo hace el resto de los bares históricos para subsistir?

"Es fundamental tener iniciativas y aprovechar al máximo la tradición de estos lugares, aunque con los tarifazos se complica. Esta crisis es peor que la del 2001", argumentó en diálogo con Crónica Pablo Durán, a cargo del gerenciamiento del grupo Los Notables, quien destacó que las cafeterías de barrio "suelen ser las más golpeadas" y que, pese a que en el Tortoni hay cola para entrar, "existen otros a los que les cuesta más".

"Es un momento crítico y se está castigando duramente a al sector", aseguró, por otro lado, Romina Metti, de la agencia de comunicación del grupo Los Notables ( Bar El Federal, Café Margot, Bar de Cao, Celta Bar y Café La Poesía), y agregó: "Realizamos todo el tiempo propuestas para atraer a la gente. Por ejemplo, este jueves 11 de julio desde las 19 horas vamos a celebrar el día del bandoneón, donde haremos un recorrido por diferentes confiterías. Creemos que los cafés notables son esenciales para la idiosincrasia porteña y eso no se puede perder. Hay que surfrear la crisis como sea porque nos afecta a todos por igual".

En las últimas semanas, el barrio porteño de Boedo perdió a una confitería con casi 80 años de antigüedad. Se trata del auténtico Trianón, ubicado en avenida Boedo 845 que, reconocido por sus sándwiches de pavita, pasó a la historia luego de bajar sus persianas y poner un cartel donde indica que "se alquila".

En tanto el año pasado, también cerró La Giralda, sobre avenida Corrientes -conocida por su chocolate con churros-. Aunque no hay información oficial, trascendió que vendieron su fondo de comercio y en el futuro podría reabrir con el mismo nombre. Sin embargo, su fachada permanece detenida en el tiempo desde que le pusieron el candado. Sobre la vidriera, cubierta con rejas, se pueden divisar una serie de antigüedades que traen consigo la nostalgia de un lugar que fue furor años atrás y que hoy está silencioso y deshabitado.

El mismo camino en 2018 siguió el Café de la Ciudad (Carlos Pellegrini y Corrientes), haciendo cruz con el Obelisco. El local, que se había inaugurado en 1986 en uno de las rincones más famosos de Buenos Aires, tuvo que despedirse, pero antes, sus propietarios culparon al gobierno por el triste desenlace.

Restaurantes, complicados

A fines del 2017, el tradicional bodegón de comida alemana Hermann, situado frente al Jardín Botánico de Palermo, dejó la actividad por la recesión. Fundado en la década del 40 en la esquina de avenida Santa Fe y Armenia, culminó sus días con una chapa de alquiler y ventanas bajas. Junto a la decisión del dueño de no seguir, quedaron miles de historias de comidas familiares y cumpleaños.

En ese mismo barrio, en enero de este año, los responsables del restaurante Janio, abierto hace casi 20 años y uno de los pioneros frente a la plaza Armenia, tuvieron que abandonar el negocio porque se les venció el contrato y no les renovaron. Con dos plantas, y 291 metros cuadrados cubiertos, que con terraza y vereda suman 358 metros cuadrados con posibilidades de ser explotados comercialmente, se alquilaba en ese entonces por $295.000 mensuales, algo muy difícil de pagar para un sector tan golpeado.

Por su parte, en Recoleta, el famoso Fechoría, que había sido reabierto hace un año por el expresidente de Racing, Daniel Lalín, quien invirtió $2 millones para reformarlo, también clausuró sus puertas. "Fue un muy mal negocio, la gastronomía está muy mal. Los restaurantes cierran a lo pavote. Vendí el fondo de comercio y presté la marca por un año, pero tampoco funcionó", había dicho el empresario tras decir adiós.

Los Maizales fue un clásico de Caballito y escenario de reuniones con amigos o citas de a dos. La crisis también se lo llevó puesto y en enero dejó a una gran cantidad de empleados en la calle. Todos ellos no fueron los únicos afectados, también cerraron Ribera Sur (Suárez y Del Valle Iberlucea) en La Boca, Los Compañeros (Belgrano y Azopardo, Monserrat) y Cló Cló en Costanera Norte, entre otros.

Ver más productos

San Juan de la Cruz.

La Iglesia recuerda hoy a San Juan de la Cruz

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos