A 27 años de la masacre, Ricardo Barreda, quien en noviembre de 1992 asesinó a balazos a su esposa, a su suegra y a sus dos hijas, está internado en el hospital Eva Perón de San Martín donde -según los empleados del lugar- suele delirar y perder la memoria.

Los profesionales desconocen si padece de una enfermedad mental o finge. El hombre a veces pregunta por sus hijas y dice que habían quedado en ir a visitarlo. Otras veces se hace pasar por otra persona, y no queda claro si sufre Alzheimer o quiere engañar a todos.

Este vaivén entre la conciencia y el delirio fue su estilo desde el día en que se encontraron los cuerpos sin vida de sus familiares. "Volví a mi casa de pescar y me encontré con cuatro bultos. Acá hubo un asalto", señaló en un primer momento. Luego dijo que no había ido a pescar, sino al cementerio a “hablar” con sus padres, al zoológico a ver jirafas y elefantes porque lo relajaba, y a comer pizza con su amante.

Actualmente, Barreda está muy desmejorado. Apenas puede caminar, debe usar pañales, está más flaco y por momentos tiene lagunas que lo dejan en silencio. "A veces dice que es dentista y que volverá a La Plata, donde lo espera una novia", dijeron quienes lo suelen atender.

Versiones sostienen que el individuo amenazó de muerte a una de las médicas del nosocomio, a quien le habría señalado que la iba a agredir a tiros de escopeta.

Trascendió que el anciano muchas veces se olvida de su identidad, asegura que se escapa del hospital para comprar whisky a una despensa del vecindario y además cree que las mujeres a las que asesinó en 1992 todavía se encuentran vivas.

El 15 de noviembre de 1992, en la casa de calle 48 entre 11 y 12, en la ciudad bonaerense de La Plata, Barreda se apoderó de una escopeta y ejecutó a disparos a su esposa, Gladys McDonald, de 57 años, a su suegra, Elena Arreche, de 86, y a sus dos hijas Cecilia, de 26, y Adriana, de 24, quienes eran odontóloga y abogada, respectivamente. A raíz de lo ocurrido, Barreda fue condenado a reclusión perpetua por triple homicidio calificado y homicidio simple.

Beneficiado

La Sala Primera de la Cámara Penal de La Plata le otorgó el 29 de marzo de 2011 el beneficio de libertad condicional al cuádruple homicida por considerar que el cómputo de tiempo transcurrido en prisión “excedía” el de la condena impuesta en su momento por los funcionarios.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos