A los señores funcionarios, quiero comentarles que a continuación publicaré un extracto de la nota de "normalización" realizada por los representantes. La misma, que será entregada en todas las dependencias de todo el país de nuestra obra social ( PAMI), aclara que "solicitamos el cese de la intervención establecida por el DNU Nº 348/2003 y el posterior Decreto Nº 02/2004 que establecía una etapa transitoria hacia la normalización del organismo, a la espera de que el Congreso de la Nación reestructure el organismo a través de un nuevo marco legal".

Sin embargo, lo que ocurrió fue que en la práctica el PAMI ha quedado a cargo de un Director Ejecutivo, o, en otras palabras, a cargo de un interventor permanente con todas las facultades de administración y gobierno, en perjuicio de las directivas previstas en la ley de creación.

Por lo tanto, exigimos a las autoridades avanzar en la normalización del INSSJP de forma urgente, ya que los afiliados y afiliadas tenemos derecho a participar de las decisiones de su gobierno y administración. Cabe señalar además que el DNU Nº 2/2004, en su art. 6°, obligaba al Director Ejecutivo del PAMI a remitir al Congreso una propuesta de reestructuración del PAMI, en los 30 días posteriores, y nada de esto pasó.

Actualmente, se encuentra invalidada la finalización de la intervención por inacción de las autoridades interventoras, con artilugios y desinterés en las propias obligaciones o previsiones de un DNU, que –por lo demás- exceden los alcances previstos en la ley del INSSJP.

De modo tal, que la única solución para la continuidad de la normalidad institucional, es poner en funciones a las autoridades con la integración que se encuentra prevista en la norma vigente, ley 25615. Ya que la resistencia de la participación legalmente definida, no puede sostenerse sin afectación de garantías constitucionales y derechos amparados no solo por nuestra Carta Magna, sino también por la Convención Interamericana para la protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Lo cierto es que en pleno ejercicio del recto cumplimiento de la ley que da vida a ese organismo se impone la normalización del INSSJP, y la puesta en funciones de las autoridades naturales. Solo mediante el establecimiento de dicha conducción podrán afrontarse todas las cuestiones que aún los jubilados y jubiladas consideramos pendientes.

El Directorio y su pluralidad, garantizan el establecimiento y continuidad de las políticas públicas que hacen a los derechos de las personas mayores, muchas de las cuales se encuentran relegadas o sometidas a variaciones conforme los designios de funcionarios, que no resultan la modalidad de garantía de participación prevista en la ley de creación.

Los tiempos que corren nos exigen estar a la altura de las circunstancias y reconocer las responsabilidades que caben a cada uno para que el INSSJP sea una obra social cuya institucionalidad se fortalezca día a día.

Es por tanto parte de nuestro compromiso con la participación efectiva de los jubilados y jubiladas en las políticas del INSSJP, solicitar a Usted Sra. Interventora y por su intermedio al Excmo. Presidente de la Nación, que ordene de manera urgente la normalización del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados.

Jorge Dimuro de "La Voz del Jubilado"