"Lo de Sara", así se llama el hogar de cuatro ruedas de Sara Vallejos, de 82 años. Un poco antes de cumplir ocho décadas de vida, esta bisabuela vendió su casa, su auto, y se compró un motorhome para recorrer Latinoamérica.

"No podía quedarme con lo que tenía, para mí eso era poco. Así que me propuse un proyecto de vida y salir a la aventura", cuenta, después de haber hecho más de 75.000 kilómetros manejando por las rutas.

La pandemia llegó para poner en pausa todos sus kilómetros rodados. No así sus ganas de descubrir el mundo. "Esto sí que no me lo esperaba", reconoce con respecto al coronavirus. Pero desde la casa de su hijo en Yerba Buena, San Miguel de Tucumán, no deja atrás su positivismo característico. "Hay que ponerle buena cara al momento y pasarlo, todavía queda mucho por delante".

El comienzo de su historia

Hasta cumplir sus 44 años, Sara hizo todo lo que se esperaba de una "mujer de mi época". "Me casé joven, tuve a mis tres hijos: los eduqué, les cociné, les planché, y cuando partieron a la universidad, me encontré sola".

Lejos de quedarse en casa optó por empezar una carrera profesional. Se anotó en la facultad para poder salir a trabajar. Lo que siguió fueron años de trabajo, y un gran crecimiento en todos los aspectos de su vida. Hasta que otro hecho vital le hizo replantear su camino. "Decidí separarme después de 45 años de casada, y me volví a preguntar: ¿ahora qué hago?".

Sara recorre el mundo con una sonrisa dibujada en la cara.

Ya jubilada en 2012, Sara hizo de todo: viajó, paseó, incursionó en la gastronomía con un restaurante en su casa, luego tuvo una librería rodante, hasta un delivery de viandas light. Pero no le alcanzaba. "Veía a mis amigas o compañeras en casa mirando la tele o leyendo. Eso era poco para mí. Amo a mi familia, a mis hijos, mis nietos y mis bisnietos, pero necesitaba tener un nuevo norte".

Fue así que, sin pensarlo mucho, se propuso "dar la vuelta por Latinoamérica en motorhome". Reunió a su familia para comunicarles que había tomado una decisión. Quedaba vender lo que tenía para comprarse la casa rodante. Antes de cumplir 80 años, se aventuró sin brújula ni destino. El proceso para encontrar la camioneta fue rápido y casi instantáneo. "Estaba de viaje por Texas, Estados Unidos, la vi, la elegí, y la pagué. Al poco tiempo llegó en barco a Montevideo", contó la mujer.

La ciudadana del mundo junto a su motorhome.

Viajó a buscar su nuevo hogar hasta Uruguay con un matrimonio de amigos y su hermano. "Estaba lista para andar. Me subí, me puse el cinturón de seguridad y partimos sin rumbo, adonde nos llevara el viento. La idea era estar dos o tres meses en la ruta. En total pasaron casi ocho", revela.

El recorrido incluyó Brasil de punta a punta. En la frontera con Venezuela decidió emprender la vuelta a la Argentina. "No tenía por dónde seguir, así que tomé la ruta para navegar por el Amazonas, luego exploramos Bolivia, Perú, Uruguayà". De la Argentina conoce las 23 provincias y la Capital. En estos dos intensos años, ya hizo casi 100.000 kilómetros.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos