Decidieron cortar el ingreso a la planta de Esteban Echeverría. 

Una de las plantas de Cresta Roja, ubicada en Esteban Echeverría, amaneció ayer con su entrada principal bloqueada por los trabajadores que reclaman el pago de las indemnizaciones adeudadas desde el momento en que empezó el proceso de quiebra de la firma anterior. En la mañana de hoy se llevará a cabo una asamblea para definir cómo continúa la medida de fuerza.

Ayer, a última hora, “la patronal nos informó que ‘no hay plata’, esta es la cuarta o quinta prórroga que piden y nosotros seguimos sin cobrar”, aseguró en diálogo con Crónica el coordinador de la Agrupación Cresta Unida, Nicolás Kobane.En la asamblea se va a plantear levantar el perfil de la protesta porque sabemos que si no hay una definición antes de las elecciones, después de octubre no va a pasar nada”, agregó.

Según trascendió, la empresa Proteinsa SA pediría una prórroga de 90 días más para resolverlo. Desde temprano, un representante del Sindicato de la Alimentación se hizo presente en el lugar y adelantó que mañana se realizará una reunión con el abogado del gremio, en la que habría novedades respecto del proceso de quiebra de la firma que gestionaba anteriormente la empresa avícola.

Por lo pronto, los tres turnos de trabajo en la planta continuarán con el bloqueo y hoy se definirá si proceden con algún corte de ruta. Al parecer, la empresa actualmente a cargo conseguiría dilatar la situación otros tres meses, tiempo que los trabajadores se niegan a aceptar ya que el plazo para el cobro venció el 31 de agosto.

Ante la posibilidad de que la empresa consiga esa prórroga, los obreros bloquearon los portones desde adentro y se declararon en paro. Otro de los reclamos se refiere a los casi 300 empleados que todavía no fueron incorporados, a pesar de la promesa que realizó la actual gestión de que volverían a su puesto cuando aumentara la producción.

Desde la Agrupación Cresta Unida declararon por la mañana: “Hacemos un llamado a todas las organizaciones obreras y populares a solidarizarse difundiendo nuestra lucha o acercándose a los portones de la planta”. “Esta lucha es contra las mentiras y maniobras de vaciamiento de los actuales empresarios y de la gran mentira del gobierno vendiendo a Cresta Roja como una empresa modelo mientras todavía varios de nuestros compañeros esperan volver a sus puestos de trabajo y cobrar las deudas”, agregaron los empleados.