El símbolo de la SS. (Facebook)
El símbolo de la SS. (Facebook)

Preocupación e indignación en la comunidad judía por la viralización de una imagen, en la cual un representante de una reconocida discoteca porteña muestra un tatuaje con un símbolo nazi.

Por lo tanto, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) realizó una denuncia judicial contra el relacionista público, quien ya fuera acusado por una joven por manifestaciones discriminatorias. No obstante, desde la entidad desestimaron que exigirán sanciones severas, sino que intentarán “reeducar” a la autoridad del establecimiento bailable ubicado en Palermo.

En su cuenta de Facebook, Danil Vladusic publicó una foto en la que enseña a sus seguidores un flamante tatuaje en su brazo derecho con la insignia SS, referida a la fuerza paramilitar de la Alemania nazi.

La gravedad del caso se profundiza en la función que desempeña Vladusic como relacionista público del boliche Jet, en el que se encarga de admitir el ingreso de personas. Por lo tanto, al cobrar trascendencia la imagen, la DAIA radicó una denuncia en la Fiscalía N° 22 de la ciudad de Buenos Aires, por infracción al artículo 3 de la ley antidiscriminación, que establece que “serán reprimidos con prisión de un mes a tres años los que participen en una organización o realizaren propaganda basadas en ideas o teorías de superioridad de una raza”.

Sin embargo, el representante legal de la entidad israelita, Alejandro Broitman, anticipó a Crónica que “el concepto de nuestra organización es educar y a esta persona la podemos reeducar con información o invitándolo al Museo del Holocausto para que revea su postura”. En este sentido, ello implicaría incluso quitarse el tatuaje recientemente realizado. Al respecto, Broitman aclaró que si al relacionista público “no le interesa nuestra propuesta, entonces sí seguiremos los pasos necesarios para que haya una sanción”.

Una misión compleja de la DAIA puesto que Vladusic registra antecedentes por acciones similares, dado que “en la última celebración de Halloween se disfrazó de skinhead. Además tiene una denuncia en el Inadi por parte de una chica a la que no la dejó ingresar durante un año al boliche y sí a sus amigas”, reveló el abogado del organismo.

Ante semejantes reacciones del sujeto que difundió la polémica insignia, el vocero de la mencionada institución señaló que “está propiciando la ideología nazi y antisemita, que es un riesgo social y un preocupación en materia de seguridad porque alienta a que personas con sus mismas ideas vayan a la disco, a la que asisten muchos miembros de nuestra comunidad”.

Por esta razón, en las próximas horas Broitman se hará presente en la dependencia judicial en afán de agilizar la causa y llegar a un acuerdo entre las partes, que desaliente estas prácticas discriminatorias.