Escándalo e indignación en la localidad bonaerense de Luján ante la posible designación como presidente del Concejo Deliberante local de un legislador acusado por violencia de género. Un hecho repudiable que tuvo lugar durante una manifestación de madres y familiares de víctimas de mala praxis en el Hospital Municipal.

En aquella oportunidad, el concejal en cuestión enfrentó los reclamos a los golpes y dirigiéndoles a las mujeres presentes en el recinto un gesto obsceno. Este martes, centenares de vecinas y de miembros de organizaciones feministas se convocaron en las inmediaciones del Municipio de Luján en rechazo de la posible nominación de Carlos Pedro Pérez como máxima autoridad del poder legislativo local.

El eje de la bronca contra el edil radica en las sucesivas denuncias por maltrato físico y verbal contra un grupo de mujeres que pedía justicia en una sesión del Concejo, por los más de sesenta casos de muertes confusas en el Hospital Municipal. En este sentido, María Elena Giardullo, mamá de Claudio Meneghini, quien falleció por un mal diagnóstico en el centro de salud hace tres años, relató a Crónica que "cuando fuimos a pedir al Concejo que investiguen las muertes de Claudio y de muchas víctimas más, él se negó y nos respondió con agresiones verbales y golpes que fueron comprobados en la Fiscalía de Mercedes".

En aquella ocasión, por si fuera poco, "se tomó los genitales y nos dijo que nos iba a orinar a todas. Hay una complicidad del intendente Oscar Luciani, porque esta persona corresponde a su partido", agregó María. No obstante, las imágenes fotográficas y fílmicas que dan cuenta de la reacción demencial de Pérez no fueron suficientes para evitar que desde el bloque oficial legislativo lo impulsen como presidente del espacio.

Al respecto, Osvaldo Cabral, periodista local y vocero de las víctimas, dejó en claro que "no entendemos por qué designan a esta persona, no hay explicaciones de las mujeres del mismo bloque de Pérez. En Luján tenemos un concejo deliberante acéfalo y no creemos que se llegue a un acuerdo".

No obstante, ante semejante estado de situación, las mujeres se congregaron a metros de donde se llevaba a cabo la sesión que se extendió hasta las últimas horas del martes. En este marco, Giardullo remarcó que "no permitiré por la memoria de mi hijo y de los otros chicos que murieron en ese hospital que lleve a cabo la dirección del Concejo. No puede estar allí, si es necesario me voy a encadenar frente a la puerta de la municipalidad para evitarlo", advirtió.