El alerta naranja por el calor, que implica un riesgo moderado a severo para la salud, rige en Buenos Aires y once ciudades de las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Mendoza, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y se espera un descenso de las temperaturas recién para el sábado.

Ezeiza, Pehuajó, Bolívar, Las Flores, Tandil, Coronel Suárez, Pigué y Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires; General Pico y Santa Rosa, en La Pampa y San Rafael, en Mendoza, y la Ciudad de Buenos Aires, más los alrededores de cada localidad, son los doce puntos del país donde rige el alerta naranja, vigente hasta esta tarde a las 18:00.

En estas ciudades, se esperan máximas de entre 36 y 39 grados, y a pesar de que en algunas podrían producirse lluvias y tormentas a partir de la tarde y durante la noche, el descenso de temperatura está previsto recién para el sábado.

Hay, además, otras once ciudades en Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y San Luis donde está vigente un alerta amarillo, que implica un riesgo menor para la salud.

Algunas localidades registraron sensaciones térmicas superiores a los 40 grados como la ciudad bonaerense de Morón (41.8) y Marcos Juárez, en Córdoba, (40.3).

"A las jornadas de calor se sumó la humedad, que empezó a ingresar hoy desde Paraguay y el norte del país, por lo que la sensación térmica aumenta", explicó Ignacio López Amorín, meteorólogo del SMN.

El especialista indicó que "las condiciones de calor y humedad se mantendrán en la ciudad de Buenos Aires y alrededores durante jueves y viernes, y recién el sábado a la madrugada se esperan tormentas y un frente frío que traerá un descenso de la temperatura".

Según el meteorólogo, el alivio durará poco ya que el lunes "se espera que nuevamente comience a subir el termómetro, y si bien no se sabe todavía cómo será la semana que viene, pareciera que no vamos a llegar a picos tan altos".

El SMN recordó que cuando rige un alerta naranja puede haber consecuencias muy peligrosas para la salud, especialmente en las personas mayores, bebés y niños, embarazadas y quienes padecen enfermedades crónicas.

A partir de este año, el SMN amplió el monitoreo de las olas de calor a 57 localidades del centro y norte del país.

Fuente: Télam