Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 


"No sé si mi mamá está viva o muerta porque él la amenazó varias veces de muerte”, reflejó con desesperación Aldana, hija de Sandra Carrizo, cuyo paradero es incierto desde el domingo pasado, horas después de haber sido sometida a golpes por su ex pareja. A partir de entonces no hay indicios de la joven ni tampoco de sus cuatro hijos ni del sujeto, quien la hostigaba y agredía con frecuencia, sin respetar en absoluto la restricción perimetral impuesta.

En consecuencia los seres queridos de la mujer temen que al menos se encuentre en cautiverio, como ya ha sucedido meses atrás. En la mañana del último domingo, alrededor de las 8, César Alejandro De Luca, de 35 años, irrumpió en la vivienda de su ex pareja Sandra Carrizo sin darle tiempo a resguardarse ni de pedir ayuda.

Por lo tanto, “el tipo la ahorcó con un cable y luego le robó dinero y algunas pertenencias, y se llevó a los cuatro hijos en común”, de 10, 9, 6 y 4 años, relató Aldana a Crónica, hija de Sandra, fruto de una relación anterior. En consecuencia, la víctima radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer de la localidad bonaerense de Tolosa, y fue allí donde a las pocas horas se hizo presente De Luca con los niños, los cuales le fueron restituidos a la progenitora, quien entonces se retiró de la seccional, así como también el atacante, que insólitamente no quedó demorado.

Fuera de la dependencia, el sujeto aprovechó para nuevamente atacar por la espalda a su ex pareja, con el mismo cable. Intentó ahorcarla y otra vez le propinó una feroz paliza. Ella logró escapar a la carrera, sin sus hijos, y esa sería la última secuencia en la que fue vista, en este caso por los vecinos de la zona.

Al respecto, Aldana remarcó que “desde ese momento no se sabe nada de ella ni de los chicos ni de la ex pareja”. Una incertidumbre que profundiza la angustia de la joven, impulsada principalmente por los brutales antecedentes de violencia de género que padeció su madre.

Justamente un precedente similar tuvo lugar “hace tres meses, cuando la retuvo cinco días en un camping de Punta Lara, al que fui el lunes y no los encontré ni nadie de ahí sabía algo de ellos. Él había dicho que la iba a tirar al río pero yo creo que la tiene retenida”, detalló la hija de Sandra.

Anteriormente esta tenía prohibido bañarse para que no la observen los vecinos, así como también tener contacto con el resto de sus familiares ni tampoco podía salir de la casa. A su vez, la violó hace un mes, según relató la hija de la desaparecida, y en aquella ocasión no fue detenido.

En este sentido, Aldana enfatizó que De Luca “es un psicópata, que está enfermo de celos”. A más de 72 horas de un nuevo ataque y de su intento de huida, con un destino y paradero desconocidos, no se han encontrado rastros de la mujer y sus cuatro hijos, ni del agresor. Por esta razón, toda información que se pueda aportar a la investigación será bien recibida en el (0221) 15 4553533.