Por Francisco Martirena Auber 
@martirena74 

Sólo por el cobro de los primeros incrementos en las paritarias y una base comparativa baja, el consumo masivo en los hipermercados mejoró levemente en septiembre respecto de meses anteriores, aunque fi nalizó con otra caída, esta vez del 2% promedio interanual. La comparación en todos los meses del año fue negativa, aunque, según fuentes del sector hipermercadista, “el consumo mejoró en algo porque están “cayendo” las primeras cuotas de las paritarias y por ahora las tarifas están quietas, con lo cual hay un pequeño mayor poder adquisitivo”.

En cuanto a los últimos meses de 2017, desde las grandes superficies comerciales dejaron en claro que “los números tendrían que ser mejores, primeramente porque la base comparativa, es decir los últimos meses de 2016, fueron muy malos”. En forma conjunta, se espera que el efecto paritarias continúe notándose en las compras, aunque existe incertidumbre por la suba de tarifas que habría después de las elecciones legislativas del 22 de octubre.

Sobre el comportamiento del consumidor, se repite la variante de los meses previos ya que “la gente compró menos, pero vino la misma cantidad de veces. Cayó la cesta, y además compró marcas más baratas”, señalaron desde las cadenas. “Tenemos un consumidor hipersensible a los precios y ya no se puede ver una diferencia por nivel de ingresos de la familias; todos se ven obligados a revisar el gasto, defi nir prioridades, elección de marcas”, explican en el retail.

A las primeras marcas de consumo masivo no les alcanzó con mantener su posicionamiento histórico de precios para sostener el nivel de ventas y tuvieron que hacerse más competitivas para ganar. Sólo el 30% de las primeras marcas logró crecer en este contexto y todas ellas lo hicieron desde estrategias enfocadas en mejorar el precio. El comportamiento de los mayoristas es la mayor amenaza, por otro lado, para los hipermercados.