Los cinco ramales de la línea del tren Roca estuvieron funcionando este jueves más de 5 horas con servicio limitado ante la presencia de un grupo de manifestantes sobre las vías, en la estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, de la localidad bonaerense de Avellaneda, por lo que no llegaban ni salían trenes de Constitución.

La protesta se inició a las 9.53, según precisó un comunicado de la empresa Trenes Argentinos Operaciones, en el que advirtió a sus usuarios que “los cinco servicios eléctricos de la línea Roca se encuentran limitados entre Quilmes-La Plata y Bosques vía Quilmes; y entre Temperley-Alejandro Korn, Ezeiza y Bosques.

Esta limitación del servicio implicó que los trenes no completan su recorrido hasta la estación de Plaza Constitución ya que “el grupo de manifestantes impide el paso de los servicios por las cuatro vías por lo que es imposible la llegada y la partida de trenes desde y hacia la terminal porteña”.

Así las cosas, los manifestaron se apostaron en las vías para reclamar por el "pase a planta permanente" y denunciaron condiciones de "precarización y humillación" por parte de empresa MCM Security, tercerizada de Trenes Argentinos, según señalaron en un comunicado.

Esta situación, que se extendió por al menos 5 horas, afectó a los miles de usuarios que viajan a diario en los trenes que unen el sur del gran Buenos Aires con la Capital Federal.

Por su parte, la empresa concesionaria precisó que, una vez concluida la protesta, se normalizará el servicio respetando el cronograma habitual de horarios, una vez que las vías queden liberadas

La gente así esperó en la puerta de la estación Constitución.

Así se anunció oficialmente la normalización del servicio

También hubo protestas en la Avenida 9 de Julio

Organizaciones sociales junto al Polo Obrero, MTR, Barrios de Pie, MST, El Bloque Piquetero Nacional, FOL, entre otras agrupaciones de izquierda,  cortaron desde media mañana la avenida 9 de Julio en reclamo de aumentos salariales.
Por esa situación, el tránsito estuvo interrumpido entre Bernardo de Yrigoyen e Independencia. Los manifestantes ocuparon parcialmente los carriles del Metrobus de norte a sur también y el tránsito es desviado hacia Avenida de Mayo, San Juan y Paseo Colón.

Se trató de una “jornada nacional de lucha de la unidad piquetera”, según indicaron. “Con un salario mínimo por debajo de la canasta de indigencia, sigue el ajuste. No a las bajas del potenciar trabajo”, manifestaron en la convocatoria.

“Salimos nuevamente a las calles a reclamar respuestas de un gobierno que prometió cambiar el desastre macrista pero a casi 2 años sigue con las políticas de ajuste”, expresaron y adelantaron que marcharán “para que ningún trabajador tenga un ingreso por debajo de la canasta básica”.