La familia de Santiago Maldonado debió desmentir, comunicado mediante, versiones que aseguraban que ellos habían ocultado a la Justicia dos elementos clave: la mochila y el celular que el joven de 28 años tenía consigo al momento de desaparecer, el 1º de agosto, en Cushamen, Chubut, durante la represión de Gendarmería a una protesta mapuche.

"Ante las versiones que circulan en algunos medios de comunicación en el día de hoy (por este lunes), creemos necesario expresar que pocos días después de la desaparición de Santiago, Sergio concurrió a la casa donde vivía su hermano y retiró algunas pertenencias personales de Santiago, entre las que se encontraba una mochila de tatuador con elementos para tatuar y otras pertenencias", se explicó en el comunicado.

"Cabe aclarar que no es la mochila que Santiago portaba en el momento de su desaparición y la cual es motivo de investigación", sostiene el texto de la familia Maldonado.

Los familiares afirman además que el celular con el que Santiago se comunicaba con su familia, y que sólo contiene sms y llamadas que ya fueron analizadas en los primeros días de la investigación, "no es el teléfono con numeración de Chile que portaba al momento de su desaparición". En el comunicado se recuerda además que "ni Sergio ni ningún otro familiar de Santiago fueron citados a declarar como testigos por el anterior magistrado (Guido Otranto) a cargo de la causa".

En ese sentido, detalla que en la primera oportunidad en que se le preguntó sobre este tema, en su declaración testimonial ante Lleral de la semana pasada, "Sergio refirió esa circunstancia y el juez le requirió que en el transcurso de esta semana esos objetos personales de Santiago sean llevados al juzgado para su análisis", trámite que aseguraron se concretará en los próximos días.