Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

El terreno de una fábrica se ha convertido en un basural, gracias a la falta de recolección en la localidad de Cuartel V, en Moreno. Una muestra de la ausencia municipal en la zona, conocida como Barrio Nuevo desde su conformación, y que pone en serio riesgo la salud de los vecinos. Justamente, en las últimas semanas, muchos niños del lugar contrajeron severas afecciones respiratorias, que ni siquiera pueden ser atendidas en las salitas de primeros auxilios por sus deficitarias condiciones.

El Barrio Nuevo, situado en Cuartel V, en el partido de Moreno, desde su creación, jamás contó con la presencia de un camión de basura. Una carencia que constituyó la principal demanda de sus habitantes, quienes acumulan reclamos en el municipio, pero hasta el momento no tienen respuestas. Aquellos que acuden a la intendencia o se comunican con los responsables del distrito vía telefónica sólo reciben promesas. “Tenemos en cuenta su problema y lo estamos resolviendo”, les dicen. En este sentido, Nicolás, un joven radicado en la zona, remarcó que “no sabemos dónde lo están solucionando porque acá no cambia nada, el basural está cada vez peor”.

El hombre hace referencia a una cava de una fábrica que comenzó a ser depositario de residuos ante la inexistencia de un lugar apropiado para ello, y de la recolección posterior. Un factor resultante de la inacción municipal que también incide en el irrestricto derrame de desechos por parte de carreros, provenientes de zonas aledañas. Al respecto, un representante de Defensa Civil local le respondió a Nicolás, ante este medio, que “son ustedes los que deben pararlos”. Una respuesta que da muestra del desamparo que viven los vecinos y deja abierta la posibilidad a un enfrentamiento entre aquellos que arrojan la basura y quienes se oponen a ello. En este aspecto, el joven reconoció que “muchos carreros se enojan cuando les decimos algo y hasta nos amenazan. Además ellos queman los residuos para generar más lugar y por el olor que emana eso es imposible de respirar”.

En consecuencia, se han sucedido diferentes casos de menores afectados en sus vías respiratorias por semejante contaminación. Una de ellas es la beba, de tan solo un mes de vida, del mencionado vecino, quien entonces debió trasladarla a un centro de salud cercano de urgencia. Pero “las salitas de primeros auxilios y el Hospital Mariano y Luciano De La Vega no están capacitados, porque están abarrotados de gente”.