La policía bonaerense clausuró el geriátrico Hogar "Charly", ubicado en la calle Cangallo al 2000, en la localidad de Temperley, tras recibir una denuncia por parte de una ex empleada que filmó la situación de abandono en la que se encontraban los 19 ancianos internados.

Según la presentación de la mujer, los abuelos vivían en situación de abandono y desnutrición, por lo que las autoridades intervinieron en un operativo realizado por efectivos de la DDI de Lanús y Avellaneda.


Uno de los dueños del geriátrico, Alejandro Arias, aseguró a los periodistas presentes en el lugar que la denuncia "es una mentira" y que el geriátrico funciona de manera correcta.

"Es todo una mentira. Nadie vive bajo las condiciones que se dijeron. Los abuelos están bien", sostuvo Arias a los medios.

El lugar no tiene ningún cartel que indique que la vivienda se utiliza como geriátrico y en la denuncia se afirma que el hogar para ancianos no tiene ningún enfermero y sólo cuenta con un médico que iba una vez por semana, algo que también fue desmentido por su dueño.

"Vamos a ir a la fiscalía para aclarar algunas cuestiones y vamos a seguir trabajando como veníamos haciendo", agregó Arias, quien explicó que el cartel en el ingreso no se puso porque "no se dio".

Hasta el momento hay seis personas imputadas y están siendo investigadas en la causa por posible "abandono de personas" y "desobediencia".

Estaba clausurado

En cuanto a la clausura con la que contaba el geriátrico desde 2015, Arias afirmó que no sabía por qué se había labrado el acta y que durante todos estos años vinieron al lugar inspectores. "Todo está en regla", aclaró.

De la inspección participó personal del Instituto Municipal de Discapacitados y Adultos Mayores (IMDIAM) de Lomas de Zamora, quienes trabajan en la asistencia de los abuelos y su traslado a hogares de abrigo.

Según la información policial, al ingresar al lugar, las autoridades constataron la presencia de 19 ancianos que se encontraban, muchos de ellos golpeados, lastimados, bajos de peso y sin aseo, en un edificio con falta de mantenimiento e higiene general.

No es prestadora de PAMI

En un comunicado, la obra social informó que el geriátrico clausurado no trabaja con ellos. Sin embargo, la entidad se ofreció para ayudar a las familias de los abuelos.

"En caso de los afiliados que no tengan familiares o por quienes nadie responda, PAMI se pone a disposición de la justicia para que defina su inminente traslado", subraya el documento.

"Esperábamos una inspección, no a la policía"

Lo aseguró Sonia, una de las empleadas del lugar, quien agregó que "algunos abuelos lloraban, no se querían ir porque ellos están conformes con el trabajo".

Además, la empleada, que trabaja como mucama en el geriátrico, admitió que "estaba en trámite la habilitación", por lo que el lugar funcionaba de manera irregular.

"La denuncia es falsa, es mentira que los abuelos están sucios y maltratados", remarcó Sonia, que concluyó: "La situación es rara porque pusieron la faja de clausura pero seguimos trabajando, hay abuelos acá todavía",