Una parrilla fue clausurada en el barrio de Villa Soldati y su propietario y dos comensales, notificados de haber violado la cuarentena por el coronavirus, en un trabajo conjunto de la Policía de la Ciudad, la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana, la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público y la Agencia Gubernamental de Control.

Oficiales de la Comisaría Vecinal 8 B se presentaron junto con el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Juan Pablo Sassano, en la parrilla ubicada sobre la avenida Intendente Rabanal al 3200, donde se encontraban dos comensales y el propietario, sin utilizar el tapabocas. Los restaurantes, bares, pizzerías o parrillas sólo pueden funcionar con entrega a domicilio o delivery y no en el salón comedor, por lo cual el local estaba en infracción.

Además, el comerciante y los clientes no tenían la protección del cubrebocas, que es obligatoria desde la semana pasada en la ciudad de Buenos Aires. Ante la irregularidad, el personal policial realizó la consulta correspondiente a la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas 40, a cargo de Blas Matías Michenci, que dispuso notificar al propietario y los dos comensales, todos mayores de edad, de la infracción al artículo 205, por violación de cuarentena.

A su vez, personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) efectuó la clausura del local comercial.