El mundo futbolístico se encuentra conmovido por la noticia de la muerte de Diego Armando Maradona, y uno de los personajes que formó parte de la vida del astro mundial y que envió un mensaje de despedida fue Edgardo Codesal, el árbitro mexicano que dirigió la final entre la selección argentina y su par de Alemania en la Copa Mundial de Italia 1990, en la cual cobró el polémico penal con el que los teutones fueron campeones con tanto de Andreas Brehme.

“Es una tristísima noticia, un día de luto para el fútbol. No solo para Argentina, sino para el mundo. Hoy muere el hombre y nace una leyenda, una leyenda que será eterna. Son tiempos de reflexión. Hay que saber separar lo que fue lo que fue Diego dentro de la cancha y lo que pudo ser fuera de la misma. Una cosa es la persona y otra el personaje. El futbolista es genio y hoy pasa a la eternidad. Es difícil que nazca otro con esas características”, comenzó su relato.

Pese a las duras declaraciones públicas de Maradona hacia su persona, Codesal sostuvo que el oriundo de Villa Fiorito es el mejor futbolista de todos los tiempos: “He visto jugar a (Aldredo) Di Stéfano, otro genio del fútbol. Vi a (Bobby) Charlton, Pelé, (Franz) Beckenbauer, (Johan) Cruyff, (Michel) Platini, (Zinedine) Zidane, (Lionel) Messi y Cristiano (Ronaldo). pero la magia que tenía Diego era prácticamente única. Nadie puede reunir tres virtudes que tenía un fuera de serie: extraordinaria calidad técnica, una gran capacidad para jugar y hacer jugar al equipo y un liderazgo impresionante, Empujando al resto a dar hasta la última gota de sangre”.

Codesal, para hacer foco en este último punto, contó una anécdota durante las semifinales del Mundial de México 86 ante Bélgica (él fue el cuarto árbitro de ese compromiso). “Cuando terminó el himno, los reunió a sus compañeros y les dijo: ‘Hoy los matamos’. Contagiaba y se te erizaba la piel. Si a Diego le decían que tenía que pagar para jugar con la Selección lo hacía. Era un enamorado de la albiceleste”, contó.

“Tuvo una virtud que nadie pudo tener en el mundo. Hizo que parte de un país se vuelva en contra de sus propios futbolistas. Dividió Italia entre norte y sur e hizo que Nápoles fuera argentino. Fue mágico”, concluyó, haciendo mención a lo acontecido en las semifinales de la Copa del Mundo 1990.

Ver más productos

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Ver más productos