En el primer minuto de este domingo entró en vigencia en todo el país la liberación del mercado de combustibles, por la suspensión del acuerdo entre productoras y refinadoras con el gobierno nacional.

En este contexto, el último viernes compañías petroleras, entre las que se encuentran Shell, Axion, Oil y Puma, les anunciaron a sus clientes del canal mayorista un aumento del 10 por ciento en sus combustibles líquidos, mientras que en el canal minorista los valores de la nafta y el gasoil en principio permanecerían estables. YPF, la petrolera con mayor participación en el mercado local, decidió mantener estable los precios, sin implementar aumentos; mientras que Shell, la segunda en nivel de importancia, confirmó que dispuso un incremento de 10% en los precios de los combustibles en el canal mayorista.

En YPF informaron que a pesar de que se trata de un segmento menos regulado, la compañía no dispondrá en lo inmediato ningún movimiento de precios para el canal mayorista, y que, antes de tomar una decisión en ese sentido, “evaluará la reacción del mercado”.

El canal mayorista comprende a los grandes clientes de las petroleras que integran el sector del agro, la industria, el transporte de cargas y de pasajeros y los revendedores que pueden tener como clientes a otras empresas o incluso a las estaciones de servicio de bandera blanca, por lo cual de manera indirecta el usuario particular podría sentir el efecto de la medida.

Los aumentos a los grandes usuarios no implica que las petroleras adopten en lo inmediato la misma política para los surtidores de venta al público, sobre todo en un contexto de elecciones, pero los incrementos conocidos el viernes seguramente tengan impacto en distintos sectores productivos que podrán trasladar a sus precios los mayores costos, analizaron desde distintos sectores.