Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Una dolorosa experiencia familiar la impulsó a comenzar una nueva vida, mucho más placentera y admirable, que le permitió salir adelante a ella y a centenares de niños, quienes diariamente reciben asistencia alimentaria. Una obra que se cristaliza en el comedor solidario que Rosario puso en marcha en su propia casa, en el partido de San Martín, desde hace 15 años. Una iniciativa que intenta expandir para abarcar y satisfacer a más pequeños necesitados.

En 2004, Rosario del Milagro Roldán, entonces de 44 años, fue notificada por la policía de que su tercer hijo -tiene 11 y 38 nietos- había sido apresado por robo, lo que la llevó a iniciar un tedioso y angustiante periplo por los Tribunales de San Martín. Los cargos y las pruebas eran irrefutables, no había nada por hacer, sólo soportar el tormento de verlo en prisión por un tiempo.

Con el paso de los años, superó todo tipo de dificultades, pero las cosas son cada vez más complicadas.

Sin embargo, Rosario encontró en la solidaridad la vía de escape para reconstruir su vida, como ella misma señaló a Crónica: "Estaba muy mal por eso. El dolor era muy grande y por eso preferí dejar atrás ese sufrimiento ayudando a los demás".

El inicio del camino

El primer paso fue abrir las puertas de casa y llamar a su proyecto " Comedor Lita y Pedrito", en homenaje a una de sus hijas y a uno de sus nietos. Luego, recorrió comercios en busca de donaciones que garantizaran la merienda y la cena a los pibes del barrio Libertador, de José León Suárez.

Con el paso de los años, superó todo tipo de dificultades, pero las cosas son cada vez más complicadas. "Sigo golpeando puertas para obtener una ayuda porque hay muchas necesidades y vivimos el día a día. Por si fuera poco, por la realidad económica muchos comercios cerraron sus puertas y nos quedamos sin sus donaciones", contó.

Sin embargo, Roldán no se rinde. "Ellos me piden que no baje los brazos, que no me rinda porque me necesitan", un mensaje que la empuja a emplear el dinero de su pensión cuando las colaboraciones no alcanzan. El proyecto benéfico brinda merienda de lunes a viernes y almuerzo martes y jueves, pero no cena, por no contar con un lugar techado, a unos 130 chicos, de entre tres y 12 años.

"Llegan desde familias y hogares con realidades muy duras, diferentes, pero todos pasan necesidades", remarcó Rosario, quien necesita ayuda para continuar con tarea, en especial, alimentos, calzado y ropa. Toda la ayuda se puede donar llamando al 15- 6371-6388. "Me emociona mucho hacer esto, veo que hay mucha gente que necesita, pero me gustaría tener más para poder brindarle mas ayuda", concluyó la mujer, madre de 11 hijos, abuela de 38 nietos y bisabuela de dos niños.

Ver más productos

San Roberto Belarmino, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Roberto de Belarmino

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos