Tristeza y desazón es lo que sienten los vecinos de Mar del Plata, ciudad en la que un comedor corre el riesgo de cerrar sus puertas porque su dueña no puede pagar la luz. Rosa Bulacio, vecina del barrio Santa Rosa de Lima de la localidad balnearia, puso a disposición su casa para que funcione un comedor que alimenta a decenas de personas a diario.

Sin embargo, desde hace algunos meses comenzó a recibir facturas de luz por más de $5.000, por lo que en la actualidad acumula una deuda de $16.250 y quieren cortarle el servicio. "Tenemos un comedor, no sé qué voy a hacer. Hace seis años que tengo tarifa social", planteó la mujer, quien contó que los vecinos se reunieron para evitar cortes y tratar de resolver la difícil situación que afecta a decenas de familias que diariamente tocan la puerta de Rosa para recibir un plato de comida.

Lo cierto es que, los principales perjudicados son los menores que no tienen para comer: "Los chicos tienen hambre y la situación no da para más. Ellos son las verdaderas víctimas en caso de que el comedor no siga funcionando". Una de las vecinas que se hizo presente en el lugar fue Lorena Quiroga, quien sostuvo que el objetivo de los vecinos es evitar los cortes de luz de todos los que no pueden pagar la boleta y, sobre todo, tratar de que el comedor no sufra las consecuencias.

"Estamos los vecinos juntándonos para evitar cortes y tratar de paliar la situación", concluyó. Tras la difusión del caso, desde la compañía eléctrica se comunicaron con Rosa para ponerse a disposición y asesorarla en las posibilidades de pago. A su vez, desde la empresa señalaron que buscarán la manera de aconsejarla para reducir el alto consumo de energía que tiene en su vivienda. "Vamos a encontrar una solución", afirmaron voceros de la empresa.