La Pascua Judía, también conocida como Pesaj en la tradición judía, representa la fiesta de la libertad, donde las familias se juntan a cenar y festejar que pueden hacer lo que quieran. Sin embargo, este año la festividad tuvo lugar en medio de una pandemia y con el mundo en cuarentena, evitando las reuniones y cenas familiares tradicionales.

De todas formas, siempre se encuentra una solución o propuesta para hacerle frente a esta cuestión, ya sea celebrando solo con la familia cercana o realizando los encuentros por medios digitales.

Dado que el precepto fundamental es transmitir la historia a los hijos y nietos la corriente masortí o conservadora del judaísmo, se asume que la tecnología es un medio que facilitará su cumplimiento.

Así lo indicó el rabino Marcelo Bater de la comunidad Dor Jadash: "La Asamblea rabínica del movimiento conservador sacó una teshuvá , es decir, una responsa de ley, que permite poder conectarnos a través de videollamadas con nuestras familias", explicó. Y luego aclaró que "Esto se autoriza pura y exclusivamente en este momento de la historia porque estamos en una ola de crisis y peligro mundial".

Por su parte, la Secretaría de Culto de la Nación también recomendó el último lunes “la utilización de tecnologías, medios de comunicación, redes sociales y otras formas” para celebrar las festividades de Semana Santa.

El organismo, dependiente de la Cancillería, recordó que “ante la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia al coronavirus (Covid-19), el presidente Alberto Fernández en Acuerdo General de Ministros decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio”, y a fin de proteger la salud pública, no podrán realizarse eventos religiosos que impliquen la concurrencia de personas.

¿Qué es Pesaj?

Pesaj es una festividad en la cual se conmemora la salida del pueblo judío de Egipto. Es vista como una celebración de liberación porque en Egipto los judíos eran esclavos, mientras que al salir de dicho lugar quedaron libres.

Entre las tradiciones que se respetan durante los ocho días que dura esta fiesta, se encuentra la de realizar una cena ritual en la que se agradece por la libertad y se recuerda la historia de Egipto y la prohibición de comer harinas leudadas para conmemorar el pan que comieron los antepasados durante la salida y posterior recorrido por el desierto.