Victoria Herrera es una docente de Nivel Inicial de Ciudad Evita, que hace una semana y media tuvo la gran idea de aprovechar la impresora 3D que posee su cuñado para poder fabricar máscaras sanitarias, con el objetivo de poder ayudar a los médicos en su pelea diaria contra el coronavirus.

"Todo nació a partir de un mensaje de mi cuñado en el grupo familiar de whatsapp, que preguntaba sobre algún contacto de alguien que haga máscaras sanitarias, porque le habían estado preguntando. Ahí fue cuando dije, por qué no las hacemos nosotros", afirma Victoria.

Su cuñado se llama Hernán Bolotchi y es ingeniero en Sistemas. Él se encarga de mediante una máquina de impresión 3D de realizar las máscaras sanitarias, en un proceso que lleva "no menos de tres horas" y luego Victoria se encarga de realizar "la logística", en donde se contacta con una médica conocida que le lleva el material para entregar los pedidos.

"Hicimos público por las redes lo que hacíamos y en poco tiempo explotamos de pedidos. Tenemos fechas de entrega hasta fines de junio. Nosotros les aclaramos a los médicos que no damos abasto para tenerlos antes, pero igual aceptan. Ellos están desesperados por conseguir la protección", subraya la docente, quien cuenta que ya han realizado las entregas en cuatro hospitales distintos, como el Fiorito de Avellaneda y el Santoiani en Liniers, y aún tienen pedidos reservados para diez centros de salud más.

La decisión de Victoria y su familia en ayudar a los trabajadores de la salud en tiempos difíciles tiene mucho que ver con su historia personal y la de su hijo Teo, de tres años, quien a los cinco meses fue diagnosticado con una hipoacusia bilateral neurosensorial, un problema que llevaría al niño a perder su audición con el paso del tiempo.

"A los dos años se tomó la decisión de colocarle un implante coclear, primero en su oído derecho, y el año pasado en el izquierdo para que pudiera escuchar. En el medio también surgió un problema en uno de sus riñones y le salió una hernia, por lo que en total pasó por cinco operaciones distintas", cuenta Victoria.

Ella sintió que debía hacer "algo por los médicos, que tanto hicieron por Teo", lo que la empujó a llevar adelante el proyecto. Las máscaras sanitarias están hechas según describe Victoria "de filamento, que lo que hace la máquina es imprimirlo. Lo derrite y comienza el proceso de las viseras, que luego se le anexa una placa de acetato, se engancha con un plástico y se usa como un gorrito", y tienen la ventaja respecto a un barbijo de que lavándolos se pueden volver a usar varias veces.

Pero la principal dificultad que encuentran Victoria y Hernán para poder seguir realizando las máscaras es poder conseguir las placas de acetato, un material necesario en su fabricación, por lo que necesitan de ayuda para poder continuar. "No conseguimos el acetato porque las placas son caras. El PLA, que es otro material necesario para hacer las máscaras, nosotros por el momento lo conseguimos a través de donaciones, de distintas familias, que nos permitieron juntar hasta ahora 40 kilos, lo que equivale a 100 máscaras".

Sin embargo no dan abasto con la cantidad de pedidos y aún "con la impresora prendida durante todo el día" no pueden cumplir con todo si no cuentan con el material necesario. "Estamos recibiendo donaciones de acetato, pero necesitamos gente que pueda ayudar. No podemos solventar todos los gastos desde lo económico", expresa Victoria. Para comunicarse por donaciones con ella, su línea de contacto es 1160185457.

Ver más productos

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Ver más productos