Por: Gabriel Arias
garias@cronica.com.a

Bajo el lema "Madre, enséñanos a construir la paz", se llevó a cabo la 43ª Peregrinación Juvenil a Pie a Luján, como se desarrolla todos los años con la presencia de miles de peregrinos que llegaron de diversas partes de nuestro país.

En tanto, se espera para este domingo la misa central en la Basílica de dicha localidad a cargo del Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, monseñor Mario Poli.

Desde las primeras horas de este sábado, los fieles se fueron acercando a la Parroquia San Cayetano en el barrio de Liniers (ubicada en la calle Cuzco al 100) para asistir a las primeras misas, bendiciones y confesiones que dieron los sacerdotes presentes en el templo.

Desde varios barrios y localidades de Buenos Aires y otras provincias, miles de personas se congregaron para esperar que el reloj marque las 12, como se hace tradicionalmente, momento del punto de partida y comenzar a caminar con la imagen de la Virgen hacia la ciudad de Luján, distante a unos 60 kilómetros de Capital Federal, aunque otros prefirieron salir de sus lugares de origen.

El cielo plomizo y la posibilidad de chaparrones en toda la jornada no acobardó a los presentes, que a pesar del clima caminaron la larga distancia para agradecer o pedir por sus familiares, amigos o ellos mismos. Mientras tanto, los tradicionales puestos de venta ofrecían velas, sahumerios, imágenes, estampitas, cadenas, cintas y todo tipo de souvenirs para que los fieles le pusieron color a su fe.

En la peregrinación se ofreció el sacramento del bautismo, algo que se llevó a cabo en el puesto que estaba ubicado en el cruce de las rutas 6 y 7 desde el mediodía de ayer hasta esta madrugada.

El padre Pepe se hizo presente en la festividad y le dijo a Crónica que "vamos a pedir por todos y con una bandera que dice 'ni un pibe menos por la droga', que vamos a entregar a los pies de la Virgen para que nos ayude a luchar. Esta es la movilización popular más grande de nuestro país, y desde hace 43 años seguimos caminando a pesar de los momentos difíciles y alegres, la gente tiene fe y sabe que Dios siempre está acompañando en el dolor".

Como ocurre cada año, la tarea de los seis mil voluntarios fue muy importante para poder llevar adelante un vasto operativo que tuvo 60 puestos de apoyo, hidratación y asistencia sanitaria, además de puntos donde se ofrecieron bebidas y alimentos. Además, formaron parte del operativo médicos y profesionales de la salud, organismos nacionales, provinciales y de 8 municipios, más efectivos policiales y miembros de Defensa Civil que ayudaron en todo el camino.

Hay que resaltar que las redes sociales cumplieron un destacado papel en la jornada de este sábado a través de Facebook (peregrinación juvenil a Luján), Twitter (@laperelujan), Instagram (#laperelujan, #construimoslapaz, #lujan 2017 y #selfieconmaria), que fueron las conexiones para que los fieles supieran todo acerca de su viaje.

De hecho, había una aplicación llamada "lapereluján", que ofrecía mapas, ubicación de servicios sanitarios, estado del clima y otras informaciones útiles para el peregrino.
 

 

Padre Pepe: "Es la movilización popular más grande de la Argentina. Hace 43 años que seguimos caminando, en momentos difíciles o más alegres, la gente tiene fe y sabe que Dios sigue acompañándolos. Hay que fortalecer esa fe y ese amor por la vida. Que Dios bendiga a los lectores de Crónica y que cada día que pasa puedan acercarse más a Dios y que la Virgen María, que de la mano de ella nos lleva a su hijo Jesús, los proteja". 

 

 

Carlos: "Me invitaron una vez a la Peregrinación y me gustó y hace diez años lo hago. Lo sigo explotando cada año mejor. Esto es un viaje que parece mágico por la energía que se vive desde que empezás hasta que terminás. Cuando llegás a Luján parece que no llegaras más a la iglesia. Es mágico todo".