Por Francisco Nutti
@FranNutti

Mientras una gran cantidad de comercios se vieron obligados a bajar sus persianas luego de la cuarentena decretada por la pandemia, un sector de la sociedad decidió reinventarse. Crónica recopiló tres historias de personas que debieron cambiar el rumbo de sus vidas o dedicarse a otra cosa para subsistir a la crisis.

De pelotero a verdulería

Los hermanos Leonel, Alexis y Walter Mariani hace 25 años que se dedican a la animación de fiestas infantiles. Se iniciaron en el rubro a mediados de los ‘90, cuando los peloteros eran furor. Transitaron la crisis de 2001 y vivieron el “boom” de este tipo de espacios. Siempre se reinventaron, aunque nunca como ahora, que comenzaron a usar los locales como verdulería y depósito para sobrevivir a la cuarentena por el Covid-19.

“Cuando empezó el aislamiento, suspendimos los cumples y estuvimos un mes y medio esperando novedades hasta que nos dimos cuenta de que esto no terminaría pronto. Tenemos cuatro salones y no encontrábamos otra posibilidad de avanzar. O devolvíamos la llave o buscábamos otra opción para sobrevivir”, indicó en diálogo con Crónica Leonel, quien explicó que “un amigo me recomendó empezar a vender verduras. En el Mercado Central compramos todo y al día siguiente lo anunciamos en las redes”.

“Hoy nos está yendo bien. Vamos cada vez mejor, pero apenas nos alcanza para cubrir los gastos”, continuó el joven, titular de uno de los locales llamados Gulubú Eventos, Nicasio Eventos, Full Fun y Escape Juniors.

Un teatro hecho mercado

Liliana Moreno y su hija Paloma son otro ejemplo de quienes debieron modificar su forma de trabajar para poder superar el mal momento económico que transita la mayoría de los argentinos. Juntas y con la ayuda de su hijo, convirtieron el restaurante y el teatro donde se desempeñaban como cocineras responsables en un mercado.

Pan y Arte Alimentación Soberana queda en el barrio porteño de Boedo y ahora las tarimas del teatro son apoyo de canastos que pertenecieron a escenografías teatrales. “Funcionábamos con el teatro en la platea alta y con el restaurante, donde ofrecíamos comidas típicas de Mendoza, la provincia de donde soy oriunda”, señaló Liliana.

En tanto que agregó: “Ya veníamos mal y cuando apareció la pandemia pensamos que era el final. Sin embargo con mis hijos nos propusimos salir adelante y decidimos poner un mercado. No es algo que conocía, pero nos arriesgamos. Por suerte, algo ayuda”.

De teatro a mercado. (Pablo Villán/Crónica)

Puso un vivero

Leonardo Murillo tiene 41 años, es de Llavallol y al momento de decretarse la cuarentena trabajaba como seguridad en boliches y cuidaba artistas como custodio personal. “Me quedé sin trabajo, me puse muy mal. Estuve dos meses en el fondo del mar y recibía ayuda de la gente del barrio. Hasta que agarré una changa como ayudante de albañil junto a un vecino y con lo que gané compré 50 vasitos de café con suculentas. A la mañana siguiente vendí todo, compré más, traje tierra fértil, cactus y algunas plantitas”, aseguró a Crónica el hombre, que encontró la manera de reinventarse en un momento complicado para la economía argentina.

“Unos amigos me empezaron a hacer conocido en las redes sociales como ‘Vivero El Luchador’. Entonces le pedí un saludo al reconocido Vicente Viloni para que me promocione. Así fue que gente de todos lados de la provincia de Buenos Aires comenzó a contactarme”, señaló Murillo, que cada Navidad tiene un hobby solidario: disfrazarse de Papá Noel y llevarle regalitos a los chicos internados en el Hospital Gandulfo.

“Con lo que fui ganando en estos días pude pintar parte de la casa y arreglar la vereda, donde suelo ofrecer todo lo que vendo. Mi sueño el día de mañana es poner un vivero grande”, detalló, y agregó: “A la gente le diría que se animen, que aprovechen a invertir aunque la situación esté mal. Así como yo pude salir adelante, todos pueden hacerlo. Yo arranqué con $2.500 y ahora sueño con poner un vivero grande. Es cuestión de constancia y sacrificio”.

Para evitar la crisis, salió adelante con un vivero.

Ver más productos

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

Ver más productos