Denunció ser golpeado por sus compañeros en la escuela (imagen ilustrativa)

Padres, alumnos y la sociedad entera de la localidad santafesina de Oliveros se encuentran conmocionados por el caso de bullying que sufrió un nene de 9 años, quien denunció haber sido golpeado por sus compañeros en reiteradas ocasiones, y según la familia del chiquito, que cursa cuarto grado, “en la escuela no están haciendo nada por evitar estas situaciones”.

El epicentro tiene lugar en la Escuela Nº 239 General José de San Martín de dicha localidad, donde Tiziano dijo que “no sé por qué me pegan. Me gusta ir a la escuela, pero en los últimos días no tenía ganas de ir porque tenía un poco de miedo a que me peguen”, dijo el niño, quien intentando buscar una explicación para su calvario, agregó: “Yo decía hola y me pegaban”.

En tanto, la familia dice que el niño es víctima de una inusitada violencia desde hace poco más de dos meses. “Me pegan entre cinco. Siempre tengo problema con los mismos. No sé por qué pasa eso, yo no les digo nada”, relató asustado Tiziano. Las peleas principalmente se producen durante los recreos, pero también dentro del aula: “A veces en el recreo, y en el aula cuando estábamos escribiendo me tiraban papeles, gomas, tapitas de fibrones y no me dejaban copiar”, dijo.

“No contaba esto porque me daba miedo; si yo decía que eran ellos, se iban a enfurecer más y me iban a pegar”, agregó el chiquito. Conocida la noticia de los continuos episodios, su abuelo Omar (con quien vive el niño, ya que su mamá está en otra provincia) dijo que “cuando nos enteramos fuimos a la escuela y nos dijeron que iban a hablar con los padres y con los alumnos. Pero el problema ahí fue peor porque le empezaron a pegar todos los días. Volví y seguía pasando lo mismo. Las últimas semanas fue alevoso, se turnaban para pegarle”.

Su familia radicó la denuncia en la comisaría 12 para dejar constancia de lo sucedido, y prometen “llegar hasta las últimas consecuencias” para que la situación se resuelva. En tanto, la directora de la institución, Marcela Tonello, argumentó que “por disposiciones de nuestros superiores, tanto regionales como ministeriales, no podemos hablar al respecto. Se actuó sobre el hecho, se tomaron las medidas correspondientes, y esperamos órdenes para seguir tratando el tema”.