mresano@cronica.com.ar

Expuestos, sin protección alguna, viven los vecinos del barrio Rosa Mística, en el partido de San Miguel, principalmente los niños que asisten a una escuela primaria, situada a pocos metros de la vivienda de un sujeto que camina desnudo por la vía pública y hasta exhibe material pornográfico a los menores.

Por si fuera poco, el individuo también montó un basural frente a su domicilio. Sin embargo, nada lo detiene, puesto que, a pesar de los reclamos, incluso de los seres queridos del hombre, el municipio no toma intervención alguna.

En la calle Los Serranos al 3200, de la mencionada zona de San Miguel, reside un joven que mantiene en vilo al resto de los moradores de la cuadra y a la comunidad escolar del instituto León Gallardo, ubicado a pocos metros. Una casa separa la propiedad del individuo del establecimiento educativo; no obstante, este logra acceder a la terraza vecina y desde allí se exhibe desnudo ante los niños, durante el recreo.

Al respecto, Leticia, vecina del mencionado barrio, detalló que "un día subió con una escopeta apuntando hacia los nenes, mientras mostraba sus partes. La dueña de la casa se encierra porque siempre salta la pared".

Sin embargo, en la vereda es donde lleva a cabo preferentemente su práctica nudista, en forma frecuente durante los horarios de egreso de los alumnos de la escuela. Al respecto, una de las denunciantes reveló que "a todo chico que pase por la puerta de su casa le muestra fotos pornográficas a través de su celular".

No es la única manifestación pedófila del hombre, según remarcó Leticia, al expresar que "descarga fotos de nenas del Facebook y las sube a su cuenta".

Una decena de denuncias por estos actos y por la acumulación inusitada de basura frente a su domicilio han presentado en el municipio el resto de los residentes, los directivos del centro educativo y hasta las dos hermanas del acusado, quienes se alejaron de la casa por temor.

Una serie de reclamos que hasta el momento no han desencadenado respuesta en las autoridades del distrito. "Nos dicen que tiene que hacerse cargo la familia. Pero las propias hermanas les dijeron que no pueden hacer nada y les piden ayuda", agregó Leticia.

Una inacción de los responsables del distrito que profundiza el peligro al cual se exponen los centenares de estudiantes del nivel primario del Léon Gallardo, así como el hartazgo y el desamparo de los vecinos.