Jano es uno de los dos chiquitos fallecidos en Capital Federal por la bacteria streptococcus pyogenes. Tenía 3 años y este miércoles cumplía cuatro. José, su papá, dialogó con Crónica HD y contó el duro derrotero que vivieron junto con su pareja para que le diagnostiquen correctamente a su hijo. Algo que no ocurrió y que terminó costándole la vida al menor.

"El jueves lo retiramos del jardín y fuimos a una salita. Le hicieron placas y nos dijeron que era una gripe. Dejamos pasar el fin de semana y el lunes fuimos al Garraham: ahí repitieron placas y nos dijeron también que era una gripe. El martes fuimos al Hospital Pena y nos dicen que los pulmones los tenía lleno de pus. Pero los pulmones no se llenan de pus de un día para el otro", comenzó relatando.

"En el Pena no me lo atendieron a tiempo. Pensaron que era una neumonía aun cuando de la salita nos habían mandado una orden para hisopado para determinar qué tenía: dijeron que no era necesario", agregó.

"El virus le consumió todos los órganos: corazón, pulmones y después no podía orinar. Dijeron que le sacaba pus y que después lo iban a trasladar pero lo dejaron toda la noche, dejaron que la enfermedad se lo consumiera todo", relató José.

Y terminó diciendo: "aca hay mala praxis. A la mañana tenía bajo el pulso y le hicieron una punción en el Pena sin la orden de la madre, cuando estaban advertidos que no podían tocarlo. Ahí le agarró un paro. Quiero que esta gente no trabaje más".