Familiares de Cecilia Gisela Basaldúa, la mochilera que estuvo desaparecida 20 días y el sábado 25 de abril fue encontrada estrangulada en la localidad cordobesa de Capilla del Monte, exigieron que la Justicia continúe con las investigaciones para esclarecer cómo ocurrió el femicidio.

"A cuatro meses seguimos exigiendo verdad y justicia", expresaron en un comunicado desde el entorno de la mujer asesinada sobre la causa que tiene como único detenido a un joven de 23 años, acusado de haber cometido el crimen, pero los querellantes sospechan que hay más involucrados.

Allegados de Basaldúa apuntaron contra la policía y la fiscal Paula Kelm, por "la escasa disposición a avanzar en la investigación". Además, denunciaron que durante la instrucción "muchos de los registros se estropearon o fueron mal tomados; lo más preocupante es la gran de demora existente en el proceso de prueba genética forense".

"Pero, además, la demora y la inacción han posibilitado que uno de los principales sospechosos de la causa haya radicado domicilio en Rosario, saliendo de la provincia", agregaron. Para Daniel Basaldúa, papá de la víctima, en la causa falta explicar el papel que cumplió Mario Gabriel Mainardi, que fue el último en ver a su hija.

Ver comentarios