Luna es la perra mestiza, de aproximadamente siete años, que sufrió maltrato por parte de su dueña. En Villa Cabello, Posada, una mujer encomendó la tarea a un joven de asesinar al animal.

Un muchacho que circulaba en bicicleta, mientras arrastraba salvajemente al perro por la calle, fue detenido por un vecino y terminó por confesar que la dueña del animal le había pagado 100 pesos para arrojarlo al río y terminar con su vida.

El vecino logró rescatar a la perra de las manos del joven y posteriormente fue trasladada a la organización de resguardo "El Refugio". Allí los proteccionistas se encargaron de la recuperación de Luna, quien evidenciaba un claro abandono por parte de su familia.

La denuncia pertinente fue realizada de acuerdo a la ley 14.346, que establece penas para las personas que maltraten o hagan víctimas de actos de crueldad a los animales. En un rápido accionar de la Justicia, la desalmada dueña fue detenida y tuvo que pagar una multa para ser liberada. Además, debe enfrentar un proceso judicial. 

La proteccionista de Refugio de Animales, Vanesa Florentín, felicitó al denunciante por su valentía, y seguidamente hizo un llamado a la sociedad a comprometerse con la defensa de los que no tienen voz y "dejar de mirar para otro lado" si ven un caso de maltrato. Agregó que "las denuncias sirven para salvar vidas" y destacó que "la violencia hacia los animales no es una válvula de escape inofensiva, sino una señal de alerta hacia otro tipos de violencia". En ese sentido, añadió que diversos estudios policiales revelan que "las personas que tienen esta conducta con los animales, seguro también la tienen con los humanos".