Una amenaza de bomba recibida en la tarde en la línea telefónica 911, que advertía sobre la supuesta colocación de un artefacto explosivo en el predio de la ex ESMA, obligó a desalojar en forma total el predio para que las fuerzas de seguridad realicen la inspección de rigor, confirmó el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj

Luego, sostuvo que "aventurar de donde pudo venir es apresurado", al tiempo que recordó que en 2016 el edificio recibió "52 amenazas de bomba".

Por último, tras la correspondiente evacuación el juez federal Julián Ercolini, quedó a cargo de la causa.