Por Francisco Nutti 
@frannutti 

Ante el rápido avance del coronavirus y la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno nacional para resguardar a la población de posibles contagios, el rubro de los taxis atraviesa un momento complicado. En diálogo con Crónica, varios trabajadores del sector señalaron que la actividad cayó "entre un 90 y un 95 por ciento".

"Todo esto nos tomó por sorpresa. Cuando se confirmó el aislamiento social, preventivo y obligatorio la actividad descendió estrepitosamente", indicó en diálogo con este diario uno de los choferes afectados por la situación, quien destacó que "pese a que estamos exceptuados para trabajar, no hay laburo por ningún lado".

Otro de los conductores, de vasta experiencia en el rubro, remarcó: "Nosotros venimos de un gran problema no muy lejano, provocado por las reconocidas aplicaciones ilegales de transporte de pasajeros, que nos quitaron un montón de trabajo. Ahora se le sumó lo de la pandemia y ya nos sabemos qué más hacer".

Asimismo, reconoció que "muchos compañeros suelen recorrer las calles aledañas a los hoteles donde están alojados quienes vinieron desde el extranjero para ver si consiguen un viaje. Pero esto puede resultar riesgoso ya que no se sabe si quien se sube estuvo infectado, tiene o estuvo en contacto con alguien con coronavirus".

En ese marco, afirmó que los métodos para prevenir los contagios son indispensables y todos deberían tenerlos. Sin embargo, reconoció que algunos los eluden porque deben abonarlos de su propio bolsillo. "Las medidas de prevención las tomamos nosotros mismos. Compramos alcohol en gel con nuestra plata. Pero si no nos alcanza llevamos desinfectante. Una gran cantidad usa barbijos caseros e incluso algunos pusieron una mampara protectora de plástico o de nailon, que cuesta $500, para estar separados de los pasajeros", aclaró.

Las ayudas no alcanzan

"Ahora desde el sindicato nos han entregado un bolsón con alimentos para solventar la crisis. Pero el mismo trae un aceite, dos paquetes de fideos, un paquete de arroz, una leche en polvo, un puré de tomates, una polenta, una harina y un paquete de azúcar. ¿Y si tienen que mantener a una familia?", detalló, preocupado.

Por otra parte, recordó que el sector vive del "movimiento de la gente", pero que por las recomendaciones de aislamiento las personas no circulan por las calles. "Nuestro trabajo consiste en llevar pasajeros a toda hora. Sin embargo ahora no tenemos cómo afrontar los gastos para quedarnos en nuestra casa.

Por eso, considero que necesitamos urgentemente algún resarcimiento. Los colegas, sinceramente, se agarran la cabeza. Están tristes, desconcertados. Hay quienes se la juegan y salen a la calle sin protección", expresó.

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos