Brutal agresión a un chico en un boliche de Quilmes

Un joven de 19 años sufrió una brutal golpiza en un local bailable y quedó con la cara destruida. Francisco Julián Medina salió a divertirse con sus amigos al boliche Moog, ubicado en Calle 894 y Avenida Tomás Flores, en Quilmes Oeste, pero terminó la noche en el hospital debido a que un chico lo agredió con una botella de vidrio y le produjo innumerables cortes en el rostro.

"Estaban bailando y mi hermano sin querer lo empuja a uno, empezaron a discutir y le pega una piña. De atrás viene otro y le da un botellazo y le rompe toda la cara", relató Gisella, hermana del joven atacado.

La familia de Medina está indignada por el accionar de los patovicas, quienes retiraron del local al herido y dejaron adentro a los agresores, quienes serían menores de edad. "Los de seguridad lo sacaron prácticamente a los empujones, quedó sólo", agregó la hermana del joven brutalmente atacado.

"A mi hermano lo dejaron tirado en la vereda, ni siquiera llamaron a una ambulancia. Estaba con la cara toda cortada y llena de sangre", contó la mujer, quien agregó que "los propios amigos tuvieron que llevarlo al hospital en la moto, donde le hicieron 9 puntos". "Yo quiero que el chico que lo atacó pague por lo que hizo. Si mi hermano no lograba salir, se desangraba ahí nomas", apuntó la mujer.

Gisella decidió hacer la denuncia contra el local bailable, pero no es el primer caso de violencia que se registra en este lugar. En noviembre de 2016, el Registro de Comercialización de Bebidas Alcohólicas (REBA), el cual pertenece al Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, realizó una serie de operativos control y clausuró a Moog por diversas irregularidades.

En ese episodio, se labraron cinco actas por no tener la licencia del REBA, por trabajar con vasos mayores a 350 mililitros y por menores de edad consumiendo alcohol dentro del lugar. Frente a las normas incumplidas, el REBA decretó la clausura del boliche y su cierre en el momento. Sin embargo, tanto los dueños como las personas encargadas de la seguridad se resistieron a la medida y atacaron al personal del Registro y de la policía arrojando botellas de vidrio.

Por otra parte, en marzo del año pasado, un sujeto disparó al menos 5 veces contra un hombre que salía del boliche, provocándole tres heridas en las piernas. Según detallaron varios testigos, la víctima se desempeñaba como personal de seguridad de

Moog, y luego se supo que el agresor se encontraba bailando en dicho local nocturno y, tras una pelea con este empleado, tomó un arma y le efectuó los disparos.